La programación es la base de la informática y de Internet. Su importancia hoy en día es enorme, y qué mejor que empezar a programar desde niños. Por suerte, actualmente existen muchos proyectos que ofrecen programas para programar de forma gráfica y como si fuera un juego, juntando piezas virtuales. Un primer paso para que los más pequeños aprendan lo que es la programación.

Aprender a programar es algo que unos pocos han aprendido como oficio pero que todos deberíamos conocer. Gracias a la programación podemos aprender cosas nuevas, crear nuestras propias herramientas e incluso cambiar nuestra manera de pensar y de ver el mundo que nos rodea. En Bitelia acostumbramos a proporcionar artículos de utilidad, como cursos de programación gratis. Para ayudar a los más pequeños a empezar con buen pie en el amplio pero en ocasiones complejo mundo de la programación, a continuación repasamos algunas herramientas de programación para niños.

¿Cómo enseñar programación a niños? Está claro que desde el primer día no podemos empezar hablándoles de lenguajes de programación, variables, algoritmos y otras palabrejas relacionadas con programar. En este sentido, es preferible empezar con algo más simple a lo que puedan habituarse y que puedan manejar por su cuenta. Actualmente existen muchos proyectos enfocados a la enseñanza de programación para niños. La mayoría apuestan por entornos gráficos, que mediante el uso del ratón y del teclado permiten crear un programa como si fuera un puzle. Poco a poco, el niño irá aprendiendo que esas piezas de puzle son piezas de código, un código que pueden seguir aprendiendo a medida que crecen y siguen formándose.

Scratch

Empezaré por Scratch porque es la herramienta de programación para niños más popular y con más larga trayectoria, tanto que actualmente está disponible en varios idiomas y es usada por cientos de centros educativos para todas las edades alrededor del mundo incluyendo países hispanohablantes. Scratch es una de las maneras más sencillas de empezar a programar. Además de sus clientes multiplataforma para Windows, OS X y Linux, tiene una versión online muy práctica para jugar desde el navegador. Por otro lado, su sección de ayuda es de los más completos, con manuales, trucos y vídeos explicativos para todas las edades. En cuanto a su funcionamiento, se basa en piezas de código, como un puzle, que indican cierta acción o comportamiento. Juntando estas piezas, vas creando una cadena de código que acaba generando un programa que puedes personalizar con tus imágenes y dibujos. En la galería de ejemplos verás algunos programas creados con Scratch.

GameSalad

Otra opción, enfocada a juegos, es GameSalad. Debo dejar claro que GameSalad no está pensado para niños, pero su facilidad de uso para crear juegos multiplataforma (Windows, Mac, iOS, Android...) lo hacen una opción a tener en cuenta también por parte de los pequeños de la casa. Ejemplo de su buen hacer es la gran cantidad de juegos creados con esta herramienta, incluyendo algunos de cierto éxito. Como en el caso anterior, GameSalad es muy gráfico y prácticamente permite hacer todo el trabajo con el ratón. Otro detalle es su canal de YouTube, repleto de vídeos que explican los conceptos básicos para sacarle partido.

programación para niños

Stencyl

A camino entre Scratch y GameSalad tenemos Stencyl, una herramienta de programación para todas las edades, incluyendo a niños, que de forma gráfica te ayuda a programar un juego, en esta ocasión para iOS, aunque también para Android, Windows, Mac y navegadores compatibles con HTML 5. La herramienta pone mucho hincapié en el aspecto gráfico, permitiéndote armar el juego mediante piezas de código prediseñadas que tú mismo vas personalizando como si fueran piezas que luego unes. Los resultados pueden ser muy variados, pero hay ejemplos de buenos juegos creados con esta herramienta, que incluso facilita la publicación en la App Store de iOS.

StarLogo TNG

StarLogo TNG es otra propuesta educativa, también avalada por el MIT, para aprender a programar juegos, modelos 3D y animaciones o simulaciones. Su aspecto puede ser algo tosco, pero es una buena base para empezar a trabajar con herramientas de programación y modelado. Puede ser usado por profesores y alumnos y, aunque se encuentra en inglés, cuenta también con un parche en español.

Blocky

El proyecto Blocky es una herramienta de programación para niños más sencilla que las anteriores pero con la misma base, convirtiendo el código en piezas de un puzle que hay que combinar para obtener un juego, una calculadora o cualquier programa que se te ocurra. Entre sus ventajas, funciona desde el navegador, así que no tienes que instalar nada. Además, muestra el código generado para así editarlo cuando el usuario tenga los conocimientos suficientes de JavaScript o Python.