¡No te pierdas nuestro contenido!

OS X Mavericks está cada vez más cerca, y mientras esperamos una versión estable para todos los usuarios de Mac, podemos echar un vistazo a su versión de prueba para programadores. Esta versión ya va por la quinta edición, que vio la luz ayer, y que entre otras mejoras, trae consigo por vez primera iBooks para OS X, el lector de libros electrónicos que Apple ha decidido incluir con su próximo sistema operativo, OS X 10.9. Vimos por primera vez iBooks en iOS, y aunque es un buen lector, supone un reto trasladarlo de iPhone/iPad a la pantalla de un Mac. Veamos cómo es la experiencia.

iBooks para OS X

Tras actualizar OS X Mavericks Developer Preview a su quinta versión, la primera sorpresa con que nos encontramos es un nuevo icono en el Dock: iBooks para OS X. Ya vimos unas pocas imágenes en la presentación de Mavericks en la WWDC de este año, pero hasta la fecha no era posible probarlo porque no estaba incluido en la versión de OS X 10.9 disponible para los programadores. ¿Está iBooks a la altura de su hermano mayor de iOS? ¿Podrá rivalizar con sus rivales?

iBooks para OS X

Al abrir por primera vez iBooks para OS X, recibimos una bienvenida, al igual que ocurre al abrir iTunes. Desde la barra superior tenemos acceso a la tienda iTunes, que entre otras muchas cosas vende libros, y a los libros que hayamos comprado o copiado, filtrados por “Colecciones", "Autores", “Categorías" o “Lista", además de ofrecernos un buscador. Al hacer clic en “Empezar", tenemos la opción de iniciar sesión con nuestra ID de Apple, imprescindible para descargar los libros que hemos descargado/comprado de iTunes en el pasado. No es obligatorio, pero sí recomendable, aunque en esta primera versión, no funciona bien y no reconoce libros que tengamos en iTunes.

Desde las preferencias de iBooks para OS X, vemos que es posible optimizar el aspecto de los libros en formato ePub para que se vean mejor justificando el texto, así como sincronizar a través de iCloud marcadores y otros cambios que incluyamos en un libro en caso que lo leamos desde Mac, iPhone o iPad. Por otro lado, hay disponible un apartado dedicado al control parental para vigilar que los más pequeños no lean libros no recomendados para su edad.

iBooks para OS X como tienda

Respecto al apartado de iTunes, veremos prácticamente lo mismo que ya había disponible: lista de libros con novedades, los más leídos, un ránking de los más importantes (gratuitos y de pago), una selección de libros gratuitos a tener en cuenta, y la posibilidad de encontrar la bibliografía de un autor concreto. La navegación es cómoda y permite ver la portada de cada libro, facilitando así encontrar un libro que busquemos.

iBooks para OS X

Como ocurre con las aplicaciones, cada ficha de libro ofrece información como su precio, una descripción e información importante, como el idioma, el género y una selección de libros de temática similar, así como opiniones y puntuaciones de otros usuarios. En este sentido, la disponibilidad de títulos es aceptable, con precios para todos los gustos y a la altura de la mayoría de tiendas de libros electrónicos actuales. Otra cosa es la diferencia entre el precio del libro en papel, pero eso ya es un debate aparte.

iBooks para OS X como lector

Como en la versión para iOS, iBooks para OS X permite añadir a la biblioteca libros electrónicos en formato ePub y PDF, además de los libros comprados en la tienda oficial de Apple. En esta primera versión, al abrir un PDF añadido a la Biblioteca, éste se abre con Vista Previa. Es una buena aplicación, pero si queremos leer libros PDF con iBooks para OS X lo tendremos complicado si no cambia esta opción.

iBooks para OS X

En el caso de los libros ePub, la lectura es muy cómoda y poco o nada tiene que envidiar a la versión para iOS, salvo los gestos táctiles, claro. Ver la lista de capítulos, crear y ver notas en distintas páginas, cambiar el tamaño de la letra, buscar en un párrafo concreto o añadir marcas son las opciones que ofrece este lector y que harán las delicias de cualquier lector. Además, con el tamaño medio del monitor de tu Mac, te será más cómodo ver dos páginas a la vez.

iBooks para OS X

Respecto a las notas, es muy fácil crear nuevas notas seleccionando un fragmento de texto y marcándolo con un color o con subrayado. Otro detalle interesante es la integración en OS X para encontrar el significado de una palabra con tan sólo seleccionarla o compartir una frase del libro que estás leyendo a través de Facebook, Twitter o correo electrónico, realizar búsquedas en el diccionario y en la Wikipedia e incluso dejar a OS X que lea el texto por ti.

Conclusiones

Todavía hay mejoras que introducir, como arreglar botones o mensajes donde el texto queda cortado por la falta de espacio o se muestra en otro idioma. Sin embargo, esta primera versión de iBooks es totalmente funcional y ya permite ver sus posibilidades, a la altura de la versión para iOS pero con la ventaja del tamaño de una pantalla mayor. Básicamente, la principal ventaja de esta versión de iBooks para OS X radica en los marcadores, más fáciles de crear. En cualquier caso, es un buen rival para otros lectores de Mac como Kindle o Calibre.