Un Live CD (aunque mejor dicho deberíamos decir una Live ISO o una imagena arrancable) es un concepto que incluye no sólo la posibilidad de que podamos ejecutar sistemas operativos directamente desde los dispositivos externos que tengamos a mano (CD, DVD, USB, etc), sino que también puede ser muy útil para salvar nuestro ordenador en determinados problemas, o incluso realizar acciones de mantenimiento tales como el reparticionado de discos, etc. Todas las versiones modernas de Windows son en realidad un Live CD que se puede ejecutar en el inicio para instalar el sistema o para repararlo, y las suites de recuperación disponibles en el mercado son incontables.

Live CD

La mayoría se basan en distribuciones Linux debido a que es un sistema abierto fácilmente personalizable y que además puede ser lo suficientemente ligero cómo para poder entrar en memorias realmente pequeñas. Los dispositivos ópticos quedan un poco en segundo plano ya que hoy en día no es raro encontrarnos con laptops que no disponen siquiera de unidad lectora (tal vez ultrabooks y similares), por lo que tener una utilidad que nos permita grabar imágenes Live CD en dispositivos USB puede ser algo realmente útil.

Hace poco hablábamos de cómo utilizar el dispositivo Android como lanzador de imágenes en una nota que tuvo bastante pegada, aunque puede que no dispongamos de un terminal Android o que nuestra versión del sistema operativo no sea adecuada. Por ello quiero hablar de UNetbootin, una utilidad gratuita que nos permite grabar imágenes Linux arrancables directamente en una unidad USB (un pincho, un disco duro externo, etc).

UNetbootin nos permite quemar cualquier imagen de Linux de la que dispongamos o incluso nos propone la descarga de una de una lista integrada en la aplicación, en caso de que necesitemos un CD de emergencia o incluso una distribución desde la que hacer tareas.

UNetbootin dispone de versiones para Windows, Linux, y Mac OS X, y tras ejecutarlo tenemos directamente las dos opciones: Descarga de una distribución Linux o quemado de una imagen ISO que ya tengamos. La lista de distros incluye Ubuntu, Fedora, etc, además de diferentes versiones de las mismas que aparecen en un segundo desplegable tras el cual se nos informa de la página oficial, notas de instalación y demás recomendaciones. El quemado de imágenes (para cuando ya hemos descargado una de la lista o ya la tenemos) es tan sencillo como seleccionar el formato y la imagen con el típico diálogo del sistema, y configurar la unidad de destino seleccionando también el tipo y la letra de unidad. Una vez hayamos confirmado las selecciones, la imagen se instalará en nuestro USB y este pasará a ser arrancable, cual Live CD.