Google nos tiene acostumbrados a reorganizar sus servicios de vez en cuando para "hacer limpieza" y eliminar duplicidades o servicios que, por la propia evolución de los hábitos de los usuarios, han dejado de tener sentido. Sin embargo, este tipo de remodelaciones no suelen estar libres de polémica cuando se incluyen servicios que han calado hondo entre los usuarios y están dentro de lo que usamos cada día. Hace unos minutos que Google ha presentado la fecha defunción de una serie de servicios y, sorprendentemente, entre ellos está Google Reader. Efectivamente, Google Reader, el lector de feeds, tiene previsto cerrar sus puertas el próximo 1 de julio.

Google-Reader-720x430

Google Reader es, quizás, uno de los servicios más populares de Google junto al buscador y Gmail; un lector de feeds en el que podíamos almacenar las webs que consultábamos a diario y consultar sus actualizaciones y novedades rápidamente y sin necesidad de andar recorriendo nuestra colección de favoritos. El servicio, que lleva en activo desde 2005, tiene ya los días contados puesto que Google ha decidido retirarlo el próximo 1 de julio (en apenas 3 meses y medio) y, hasta entonces, los de Mountain View nos recomiendan recurrir a Google Takeout para descargarnos todas nuestras suscripciones durante los próximos 4 meses.

¿Y por qué cerrar este servicio? ¿Acaso no era utilizado por los usuarios? He de reconocer que me ha sorprendido mucho este movimiento puesto que Google Reader está dentro de los recursos que utilizo a diario y seguramente no soy el único; sin embargo, con el paso del tiempo, nuestros hábitos han ido cambiando y hemos evolucionado en la forma que tenemos de consumir información apostando, por ejemplo, por revistas digitales como Flipboard o el propio Google Currents, servicios que nos muestran la información de manera mucho más visual y con una mejor experiencia de uso (quizás, algo más agradable y menos espartana que Google Reader).

¿Es el fin de los feeds? Nada más lejos de la realidad, que cierre Google Reader no significa que no podamos seguir usando el RSS como vía de acceso a los blogs que leemos a diario o la prensa digital, simplemente tendremos que migrar nuestros sitios de referencia a otro servicio.

Para empezar, como bien comenta Google en su comunicado, tendremos que acceder a Google Takeout para descargarnos el archivo de backup con la lista de páginas que hemos ido acumulando dentro de Google Reader. El archivo a descargar es un zip que contiene, entre otros archivos, un XML con todas nuestras suscripciones clasificadas por categorías, así como en formato JSON (que contiene, por ejemplo, trazas de nuestra actividad en el servicio como las cosas que marcamos como favoritas).

A partir de aquí, tendremos que buscar alguna alternativa a Google Reader y plantearnos, quizás, adoptar la nueva ola de las revistas digitales como Flipboard. Feedly, por ejemplo, es otra alternativa que podemos tener en cuenta a la hora de buscar un nuevo lugar en el que revisar los contenidos de nuestras webs favoritas, The Old Reader que tiene una estética parecida a la de Google Reader, Good Nows también es otra opción a tener en cuenta, NewsBlur e, incluso, también podremos usar Thunderbir como lector de feeds así como aplicaciones de escritorio.

Además del cierre de Google Reader, Google también ha puesto fecha de defunción a otros servicios y recursos como el API de CalDav (para primar el uso del API de Google Calendar), Google Building Maker (una utilidad para recrear modelos 3D para Google Earth), Google Cloud Connect (el plugin que permitía integrar el espacio de Google Docs en Office) para primar el uso del cliente de Google Drive o la aplicación de Google Voice para BlackBerry (y fomentar la versión en HTML5).