DriveDroid es una idea genial. En alguna que otra ocasión me ha sucedido que, por la corrupción del sistema operativo o por algún otro motivo, me he visto obligado a buscar una unidad USB libre para quemar una imagen arrancable desde la que entrar en aplicaciones de recuperación del sistema, o incluso de instalación del mismo. ¿Quién utiliza CDs hoy en día?

DriveDroid

El funcionamiento de DriveDroid es bantante sencillo. Lo primero es hacernos con la imagen arrancable que queremos ejecutar. Una distribución Linux, un Live CD, el disco de recuperación de Windows... si estamos leyendo ésto seguramente ya tengamos una imagen en mente, aunque si simplemente queremos probar o tal vez dejarnos llevar por las sugerencias, la aplicación incluye una lista de imágenes con distribuciones Linux gratuitas que descargar in-app.

Cuando tenemos una imagen en el teléfono, la hayamos descargado o metido manualmente, basta con seleccionarla en el menú de DriveDroid. Entonces conectamos el cable USB y arrancamos el ordenador, asegurándonos de que la opción de USB está configurada como dispositivo de arranque en el menú de la BIOS.

Lo que más me ha gustado de DriveDroid es que "no hace falta quemar las imágenes", algo que podemos decir que sí sucede con un dispositivo USB convencional, aunque no estemos realmente haciendo un burn sino simplemente copiando los archivos adecuados y preparando la unidad para el arranque.

La mala noticia es que DriveDroid requiere un dispositivo rooteado para funcionar, es decir, si no tenemos permisos de administrador en nuestro Android no podremos utilizarlo, aunque en la gran mayoría de casos los usuarios que tengan esta necesidad habrán hecho root a sus dispositivos.

DriveDroid se ofrece en dos versiones que podemos encontrar en Google Play, siendo la única diferencia la ausencia de publicidad en la versión pagada, algo que podemos conseguir por el módico precio de 1€.