Ya sea para dar una conferencia, para exponer un trabajo o para realizar una exposición en una reunión (con nuestros jefes o nuestros clientes), no es raro que nos apoyemos en una presentación de diapositivas para guiar nuestro discurso y exponer los datos más relevantes. A la hora de realizar una presentación nos podemos encontrar en un buen número de escenarios y situaciones en los que, en el peor de los casos, tenemos que exponer desde un lugar distinto a la ubicación de nuestro ordenador. Un ratón inalámbrico o un mando a distancia para presentaciones pueden ser dos vías para controlar nuestro equipo a distancia (al igual que pedirle a alguien que pase nuestras dispositivas) pero, en el caso que no tengamos estas opciones disponibles, gracias a Presentation Remote, nuestro smartphone también puede convertirse en un mando a distancia.

Presentation Remote

Presentation Remote es un servicio web gratuito que nos permite controlar, a distancia, una presentación y podremos usar nuestro smartphone a modo de mando a distancia. El procedimiento es muy simple, nos descargamos la aplicación para Google Chrome además de instalar en nuestro smartphone el cliente de Mobo (ya sea para iOS como para Android).

A partir de ahí, cuando tengamos que realizar una presentación pulsaremos sobre el icono de la aplicación en Chrome y, tras abrirse una nueva ventana, le daremos al botón "conectar" para que aparezca un código QR que capturaremos con la aplicación del terminal móvil para establecer el vínculo entre el smartphone y nuestro ordenador.

Una vez vinculados ambos dispositivos, el último paso es seleccionar la presentación que vamos a exponer y, en este sentido, tenemos un amplio abanico de opciones porque podremos usar presentaciones de SlideShare, presentaciones que tengamos en Google Drive, documentos de Scribd, documentos que tengamos en Dropbox o, incluso, archivos PDF o PPT que tengamos en nuestros equipo.

Presentation Remote

Tras seleccionar la presentación podremos a la exposición y podremos observar que en la pantalla de nuestro smartphone aparece un cronómetro y un par flechas para avanzar o ir hacia atrás en las diapositivas, dotándonos de un mando a distancia que podremos manejar cómodamente y sin tener que recurrir a un ratón especial o a un mando específico para presentaciones.

Lógicamente, para que este esquema funcione, tanto el smartphone como el ordenador que usemos para proyectar la presentación deberán contar con acceso a Internet, a ser posible bajo la misma red; un requisito nada complejo que nos abre la puerta a una aplicación muy sencilla y con bastantes posibilidades.