Los Reyes han venido y se fueron, probablemente dejando algunos regalos tecnológicos. Entre ellos, un lector de libros electrónicos, que según pudimos apreciar en esta temporada festiva han tenido una buena recepción en el público, con ventas increíbles. Pero, como con todas las cosas nuevas, es posible que los flamantes dueños de un lector estén un poco perdidos. Por eso, hemos armado una guía rápida para comprender qué es lo que tenemos entre las manos. Una vez que le agarramos el gusto, vamos a ver que no podemos abandonarlo y usarlo para prácticamente todo. Pero primero, arrancaremos con algunas lecciones básicas.

ebooks

¿Qué es un ebook?

Un ebook es, básicamente, un libro digital, una colección de texto, en algunos casos imágenes, publicados a través de determinadas plataformas para ser accedidos a través de dispositivos y aplicaciones especiales. Si bien algunos consideran que los ebooks son las versiones digitales de los libros de papel, tienen su propio universo.

Por un lado, las ediciones de los títulos pueden surgir tanto en digital como en papel al mismo tiempo, o pueden surgir de forma exclusiva en formato ebook. Depende de cada editorial, por supuesto. La versatilidad del ebook permite que podamos seleccionar texto y hacer anotaciones, entre otras cosas.

Los lectores más modernos vienen equipados con navegadores web y aplicaciones de ofimática, entre otras cosas. Los más básicos tienen conectividad WiFi para poder descargar contenidos de las tiendas principales. Y la realidad es que no se necesita más que esto, si lo que queremos es un lector de libros electrónicos. Para más funciones podemos optar por una tablet.

Los formatos

Los formatos varían de acuerdo con el lector que tengamos. Por ejemplo, el Kindle de Amazon tiene un formato exclusivo que no se puede leer en ningún otro lector. A continuación repasaremos los formatos más populares para que comprendan de qué se trata:

  • MOBI: es el formato usado por los lectores de Amazon, los Kindle. No puede leerse en otro lector, a menos que hagamos una conversión. Si los compramos en la tienda de Amazon, vendrán además protegidos por DRM. Otros son de descarga libre y se pueden obtener en otros sitios como el del Proyecto Guttenberg. Amazon pone a nuestra disposición una serie de aplicaciones para smartphones, tablets y de escritorio para leer de forma sincronizada los MOBI en diferentes dispositivos.

  • ePUB: más allá de Amazon, es el formato más popular usado por otras grandes tiendas como Barnes & Noble y Kobo. Es también usado por las tiendas pequeñas, por la apertura que puede brindar. Existen diferentes versiones pues originariamente sólo podía soportar texto, pero los tiempos cambian. Hoy en día es un formato bastante completo, y, si es que no tenemos un Kindle, nos brinda mucha versatilidad para leer en múltiples dispositivos gracias a la cantidad de aplicaciones basadas en ePUB que encontramos en smartphones, por ejemplo.

  • TXT: así de simple como lo leen. Un simple archivo de texto puede ser leído por varios lectores de libros electrónicos, aunque no tendremos las mismas opciones que con formatos más avanzados. Mi recomendación en este caso sería hacer la conversión hacia otro formato, pero si no tenemos alternativa, tampoco es que tendremos muchos problemas. Nos puede ganar por su simplicidad.

  • PDF: Adobe también puede llegar a colarse en nuestro lector gracias a su formato PDF. Sin embargo, es algo complicado. Muchos optan por compartir –a veces legalmente, a veces ilegalmente- en versión PDF. Pero, por ejemplo, Kindle no soporta el PDF y puede que, si bien lo podemos ver, resulte muy incómodo leer. En este caso es preferible hacer la conversión. Otros lectores tienen soporte para PDF y no tendremos demasiados problemas. Pero, en general, se trata de un formato “controversial”, por así decirlo.

  • HTML: finalmente, el HTML también puede ser soportado en una variedad de lectores. En este caso, queda en nuestras manos hacer o no la conversión.

Estos no son los únicos formatos disponibles, pero la verdad es que son los que más usan las tiendas importantes. Si nos encontramos con otro formato lo más probable es que podamos convertirlos al formato más popular, a través de software especial que repasaremos dentro de unas líneas.

Los principales lectores

Kindle

Si bien no habituamos hablar de hardware en Bitelia, vamos a hacerlo en esta oportunidad para que tengamos una referencia. Por supuesto, lo hemos mencionado tantas veces que ya debe ser un nombre común: el Kindle. Se trata del lector de libros electrónicos de Amazon, que tiene una de las tiendas más grandes del mundo. Lo “lamentable” es que muchas veces, para algunos países de Latinoamerica, ciertos títulos están bloqueados.

Por otro lado, tenemos el Nook de Barnes & Noble. Soporta ePUB, algo que no podemos decir de Kindle, y también cuenta con un catálogo interesante. Sin embargo, no tiene el mismo nivel de popularidad que tiene el Kindle, por ejemplo. Como un lector alternativo, que nos da acceso a los formatos más populares, es ideal. Pero no tiene un catálogo tan grande como Amazon y es algo que hay que saber de antemano.

También tenemos el iPad. Si bien no es un lector de libros electrónicos per se, tenemos por un lado las aplicaciones (del Nook, del Kindle, y de otras tiendas) y también su propia tienda particular llamada iBooks, con un catálogo interesante, que incluso también ha llegado a Latinoamérica. El mecanismo de compra es muy similar al de iTunes, y si tenemos un iPad con pantalla retina, por ejemplo, lo podemos aprovechar al máximo.

En Argentina, por ejemplo, también encontramos los lectores Papyre. Sinceramente, no he tenido la oportunidad de probarlos, y me han llegado reseñas mezcladas. En cuanto a lo técnico, también soporta ePUB y los formatos más populares, no tiene un rendimiento tan bueno en PDF, y una vida de batería normal.

Cerramos esta lista de los lectores con los de Kobo, una tienda que se está diversificando cada vez más y a la que honestamente le pongo muchas fichas para el futuro. Tiene funcionalidades muy interesantes, pero en lo que se refiere al hardware, su catálogo está compuesto por varios modelos con diferentes opciones para todos los gustos. Aún no es completamente masivo, pero se recomienda.

Cómo convertir

Ya tenemos el lector. Nos bajamos algunos libros gratuitos y nos encontramos con que no tenemos formatos compatibles. ¿Qué hacemos? Primero, no desesperar. Es probable que esta situación se repita a corto plazo porque es lo que sucede cuando estamos en un entorno fragmentado con formatos para todos los gustos. Lo que vamos a necesitar es un conversor de archivos, claramente, donde podamos tomar todos estos libros y llevarlos a un formato que nuestro flamante lector pueda interpretar.

La primera recomendación es Calibre. Se trata de un conversor pero también un organizador de nuestra biblioteca digital, donde podemos cambiar los metadatos de los archivos –se refiere al año de edición, autor, título, editorial, y otros detalles- y enviarlo a nuestro dispositivo de preferencia. Calibre es completamente intuitivo –en caso de que resulte complicado también pueden leer nuestro tutorial de uso- y además, gratuito, por lo que no vamos a tener que abonar nada.

Si por algún motivo no nos sentimos cómodos usando Calibre, el mundo web está lleno de alternativas. Mobipocket, por ejemplo, también es un administrador concentrado en el formato de Amazon. Para ePUB, también es completamente recomendable un lector llamado Lucidor, que si bien tiene limitaciones en cuanto a los formatos, para los usuarios de ePUB será una buena opción. No tanto para los de Kindle, porque el MOBI es un formato no soportado.

Las principales tiendas

Kindle

De más está decir que las principales tiendas, con los catálogos más grandes, son Amazon y Barnes & Noble, en segundo lugar. Sin embargo, no podemos decir que Amazon tiene una posición casi monopólica porque, a pesar de su presencia innegable en el mercado, hay pequeñas tiendas que le están haciendo frente. Kobo es una de ellas, porque se trata de una plataforma para lectores completamente social, donde además de comprar, podemos compartir qué es lo que estamos leyendo, registrar nuestro progreso, y formar una comunidad. Es muy interesante, y está ampliando su catálogo, además de tener hasta sus propios lectores a la venta. Habrá que estar muy atentos a los próximos movimientos de Kobo, pues es una plataforma que promete, y mucho.

Esto es en cuanto a las plataformas de pago. Los libros electrónicos gratuitos también existen, y en gran cantidad, sobre todo de obras clásicas. En este sentido, el Proyecto Guttenberg es pionero, con un catálogo gigantesco de más de 36.000 ebooks gratuitos de autores clásicos. Está disponible en varios idiomas, por lo que el catálogo es inmenso y además variado. Los clásicos de la humanidad se pueden acceder sin costo alguno. Por otra parte, Amazon también tiene una selección diaria con libros que se ponen a precio de 0 dólares. En Archive.org también tenemos una lista importante de libros electrónicos. Y, finalmente, Google Books también puede ser una buena opción, aunque no está siendo explotada de forma ideal.

Lo primero que tenemos que hacer

Cerraremos nuestra lista de consejos con algunos primeros pasos que tenemos que seguir apenas nos compramos uno de estos lectores. Después de configurarlo correctamente con nuestros datos, crearnos una cuenta en las principales tiendas, y seguir todas las recomendaciones del manual de instrucciones –en estos primeros días, nuestro mejor amigo- lo primero que vamos a querer hacer es leer. Esto es obvio. Pero tratemos de no comprar nada.

¿Por qué digo esto? Es posible que no pase nada, de hecho, es lo más probable que terminemos comprando un libro que nos gusta y que no tengamos demasiados problemas. Pero puede suceder que terminemos comprando un libro que no tiene un formato aceptado por nuestro lector. Lo más recomendable es arrancar nuestra experiencia cargando libros al lector que sean de nuestro agrado, pero que sean gratuitos. Así vemos también cómo es el funcionamiento del cargado de libros.

Cuando nos sintamos más cómodos en el proceso de subir un libro, entonces podemos comenzar a cargarlos. En el caso del Kindle, cuando lo compramos a través de la tienda se hará una sincronización automática con nuestro dispositivo a través de una red especial denominada Amazon Whistpernet. Pero, si no queremos estar comprando siempre, nos tenemos que familiarizar con otras formas de cargar libros en el dispositivo.

Más allá de esto, si son los nuevos padres de un lector, bienvenidos a un mundo maravilloso. Les garantizo que no van a parar de leer.