¡No te pierdas nuestro contenido!

Apenas nos quedan diez días para terminar este año 2012 y comenzar el nuevo año 2013, una época que solemos dedicar a repasar lo más relevante del año que termina y a pensar en aspectos que podemos mejorar para arrancar el nuevo año con buen pie. Uno de los aspectos en los que solemos hacer más énfasis es en la seguridad, una temática de gran importancia y que nadie debe perder de vista para disfrutar de nuestros dispositivos móviles y de nuestra navegación por Internet.

Seguridad SSL

Con la idea de que evitemos cualquier tipo de percance o incidente que amenace la seguridad de nuestros datos personales, nuestras cuentas de correo electrónico o nuestros perfiles en redes sociales, vamos a dedicar unos minutos a repasar algunas pautas y consejos para comenzar el año de manera más segura.

Actualiza tus contraseñas

Al igual que ocurrió durante 2011, en este año también hemos visto más de un caso de robo de contraseñas, por ejemplo, las contraseñas expuestas de LinkedIn o las de LastFM. Nuestra contraseña es la llave de acceso a nuestro perfil en Facebook, en Twiiter, a nuestra cuenta de correo electrónico o las aplicaciones corporativas de nuestra empresa; por tanto, es algo que debemos tener a buen recaudo y poner énfasis en que sea algo robusto y complejo de adivinar.

Las contraseñas son combinaciones de caracteres que, teóricamente, solamente nosotros conocemos y nos sirven de acceso a determinados servicios; una llave que debemos custodiar adecuadamente y seleccionar de manera adecuada, evitando que sea fácil de adivinar. En este sentido, renovarlas de manera periódica, evitar que ésta sea la misma en todos los servicios que utilizamos, no usar información personal obvia (fechas de nacimiento, nombres de familiares, etc) y, además, seleccionar una cadena de caracteres que requiera mucha carga computacional para adivinarla (contraseña fuerte) son los factores que debemos tener en cuenta para gestionar nuestras contraseñas adecuadamente.

Dentro de los propósitos de año nuevo no estaría de más incluir una mejor gestión de nuestras contraseñas, renovándolas periódicamente y evitando repetir la misma en todos los servicios que usamos, tareas para las que nos podemos apoyar en algún generador de contraseña.

Hacking password

Mejora la seguridad de tus cuentas

Además de utilizar nuestro usuario y nuestra contraseña, son muchos los servicios que complementan su catálogo de servicios con algunas medidas adicionales de seguridad con las que proteger aún mejor nuestro mayor activo: nuestros datos personales.

La autentificación en dos pasos de Gmail, las aprobaciones de inicio de sesión de Facebook o la verificación en dos pasos de Dropbox son algunas de las medidas de seguridad que podemos tener en cuenta para reforzar la fortaleza de nuestros servicios.

Utiliza servicios de confianza

Nuestros datos personales son un activo muy valioso, tanto para nosotros como para terceros que no tienen muy buenas intenciones. Una de las primeras preguntas que debemos hacernos cuando vamos a darnos de alta en un servicio es si la información que nos solicitan es aceptable comparada con el servicio que se nos ofrece, algo que comentamos el otro día al hablar de algunas extensiones que podemos encontrar para Chrome que, precisamente, lo que buscan es acceder a nuestros datos (solicitando acceso a información que no necesitan para el servicio o las funcionalidades que ofrecen).

Dicho de otra forma, para utilizar un servicio antes debemos confiar en éste y, por ejemplo, que el servicio nos ofrezca conexiones seguras (a través de SSL) puede ser un indicador de confianza (que garantizará que la conexión entre nuestro equipo y el servidor destino está cifrada y no puede ser interceptada por un tercero que esté a la escucha).

Mi compañera Bárbara lo comentaba el otro día al hablar del comercio electrónico, antes de ofrecer datos personales o bancarios a un servicio no está de más revisar la reputación de éste en base a los comentarios que puedan dejar otros usuarios a través de la red; información de valor que, sumada a la lectura de los términos del servicio, puede ayudarnos a tener confianza en su uso.

Backup 2

Dedica tiempo a las copias de seguridad

Son muchos los usuarios que se acuerdan de las copias de seguridad demasiado tarde, es decir, cuando sufren un percance y no pueden recuperar los datos perdidos. Establecer una política de copia de seguridad nos dará tranquilidad y contribuirá a que nuestros datos estén seguros y sean algo más inmunes a cualquier tipo de desastre; beneficios muy interesantes que no nos van a costar mucho esfuerzo.

Dentro de las cosas que podemos hacer este año 2013 es establecer un sistema de copias de seguridad para nuestros datos:

  • Inventariar nuestros archivos y valorar su importancia
  • Elegir el tipo de copia de seguridad que vamos a realizar (incremental, diferencial o copias completas)
  • Establecer una periodicidad en la realización de las copias de seguridad
  • Seleccionar el destino de nuestras copias (servicios en la nube como Dropbox o SkyDrive, otro disco duro, etc)
  • Revisar nuestras copias de vez en cuando para verificar que se están realizando correctamente

Adopta buenas prácticas

Para proteger nuestros datos a la vez que disfrutamos de la navegación por la red es importante adoptar buenas prácticas que nos permitan usar servicios como Twitter, Facebook o Gmail de manera segura.

¿Y qué cosas deberíamos tener en cuenta? En Bitelia hemos hablado de estos asuntos alguna que otra vez y, entre otras cosas, es importante que:

  • Revisemos las aplicaciones y servicios que tienen acceso a nuestra cuenta de Twitter (credenciales que hemos validado), las aplicaciones que tienen acceso a nuestro perfil en Facebook o la actividad de sesión de nuestra cuenta de Gmail.

  • Cuando utilices equipos de uso compartido (o que están en lugares públicos) no olvides cerrar la sesión de los servicios a los que accedas (para que las cookies de sesión no sigan activas) o, mejor aún, utiliza el modo de navegación anónima de Firefox o Chrome.

  • Si te conectas a redes Wi-Fi públicas revisa, antes de nada, que los servicios a los que te vas a conectar están cifrados y, por tanto, tenemos activadas las conexiones SSL en nuestro correo electrónico (Gmail y muchos otros lo tienen activado por defecto), Facebook o Twitter.

  • No compartas tus contraseñas ni números de identificación personal (PIN) con nadie ni tampoco las tengas anotadas en cuadernos o lugares de fácil acceso por terceros.

  • Cifra los archivos importantes o el disco duro de tu ordenador portátil.

uso seguro portatil

Revisa las condiciones de los servicios antes de aceptarlos

Esta semana se ha armado un buen revuelo alrededor de Instagram y las nuevas condiciones del servicio (aunque al final parece que ha dado un paso atrás en los cambios). Cuando accedemos a un servicio estamos aceptando unas condiciones de prestación del servicio que define la empresa prestataria, una declaración en la que se indica qué se hace con nuestros datos o con la información que generamos en la platafoma y que, rara vez, los usuarios suelen leer.

Es interesante echar un vistazo a estos términos, a pesar de la jerga legal, para conocer en detalle qué se hace con nuestra información y, claro está, valorar si vale la pena darse de alta en el servicio por el precio que estamos pagando (nuestra información personal).