Con la llegada inevitable de las Fiestas, es posible que estemos planeando nuestros regalos a último momento. Una de nuestras mejores opciones, a veces, es hacer nuestras compras a través de internet, aprovechando descuentos especiales que muchas veces las compañías presentan durante la temporada decembrina. Como con todas las cosas que hacemos en la web, tenemos que privilegiar nuestra seguridad, sobre todo en transacciones que involucran que insertemos nuestra tarjeta de crédito. Con esto en mente, hemos elaborado una lista con algunos consejos para comprar de forma segura por internet durante las Fiestas.

  • Antivirus al día: es importante mantener nuestro software de antivirus bien al día, así como también el firewall y cualquier otra actualización del sistema operativo que sea necesaria. Es importante que tengamos todos estos programas al día antes de meternos de lleno en el mundo de la compra por internet.

  • Asegurar las transacciones online: cuando estemos navegando, es imperativo que cuando ingresamos nuestra información personal lo hagamos a través del protocolo HTTPS o la tecnología SSL (Secure Sockets Layer) que permite cifrar la información de la tarjeta de crédito que se envía en internet. Si estamos a punto de comprar y vemos que la página no se maneja con SSL, entonces tendremos que buscar una alternativa.

  • Usar contraseñas seguras: hemos mencionado en varias oportunidades la importancia de una contraseña segura. Podemos optar por un generador de contraseñas, para no tener una clave vulnerable que sea susceptible de ser descubierta a través de diferentes métodos, como la ingeniería social. Las mejores contraseñas contienen números, letras y diferentes caracteres, y son las ideales para usar en servicios de venta online.

  • Evitar el correo electrónico: evitemos realizar transacciones a través de correo electrónico en las cuales tengamos que dejar nuestros datos personales o, aún peor, nuestra tarjeta de crédito. Esta información no debería ser transmitida de esta forma, y en todo caso, el vendedor nos tendría que proveer con una plataforma para ingresar nuestros datos.

  • Usar tu computadora personal: si vamos a hacer compras a través de internet, no tenemos que hacerlas a través de computadoras públicas, como por ejemplo, ordenadores que compartimos en el trabajo o hasta cuando visitamos un cibercafé o una biblioteca. Realmente no sabemos qué persona la va a usar después de nosotros, y pueden rastrear nuestros datos a través de muchos métodos.

  • Revisar las transacciones realizadas en las tarjetas de crédito: para mantenerse bien al tanto de las transacciones que estamos haciendo, recomendamos visitar nuestro home banking de forma seguida para asegurarnos de que no se hayan realizado cargos extra o falsos en nuestra tarjeta de crédito.

  • Comprar a través de marcas confiables: muchas empresas y marcas cuentan con sistemas de venta online. Si podemos tratemos de usar sus canales oficiales, que tienen la garantía de la marca y que no tienen demasiados riesgos. Lo mismo vale para los revendedores y tiendas: que sean reconocidas. En todo caso, podemos hacer una búsqueda rápida en internet para saber de la reputación de los vendedores.

  • Leer todos los detalles: leamos los detalles escritos en “letra chica” en los acuerdos a los que accedemos. También es fundamental, en estos casos, leer y tener bien sabido el acuerdo de privacidad que firmamos con el sitio cuando nos hacemos una cuenta. Nos puede ahorrar un disgusto si llegamos a tener un problema más adelante.

  • Pagar siempre con tarjeta de crédito: aunque las tarjetas de débito pueden ser usadas para la compra en internet, las tarjetas de crédito son más confiables y están más protegidas. Además, algunos sitios también nos ofrecen compra en cuotas para financiar.

  • Revisa la reputación del vendedor: en caso de que estemos visitando sitios de reventa, como puede ser MercadoLibre en Latinoamérica, antes de hacer una compra tenemos que revisar todos los comentarios que tenga el vendedor, para saber si tiene una reputación satisfactoria.

Como siempre, la clave está en ser precavidos. Si leemos cuidadosamente, buscamos el precio que más nos conviene y ante todo cuidamos la seguridad de nuestros datos, no deberíamos tener problemas para comprar de forma segura durante esta temporada festiva.