Las presentaciones, ya sean con Power Point, Impress o Prezi, forman parte del día a día de muchos profesionales ya sea porque pasan buena parte de su tiempo elaborándolas, bien porque sean los encargados de exponerlas en una reunión o porque sean los destinatarios de la misma y, por tanto, se encuentren entre el público. Muchas veces, cuando hablamos de presentaciones solemos asociar a éstas, casi de manera automática, el concepto "presencial", es decir, realizar una presentación implica tener público delante, por ejemplo, en una reunión en la que estamos planteando el plan para abordar un proyecto o estamos comentando las novedades de nuestros productos a un potencial cliente.

Presentation

Sin embargo, no siempre nos podemos permitir realizar desplazamientos para asistir a una reunión y realizar una presentación; un hecho que hay gente que suele sustituir por el envío por correo electrónico de la presentación para que otra persona se la mire por su cuenta. Este tipo de prácticas, en mi opinión, es desaprovechar una oportunidad de establecer un contacto directo con nuestro cliente porque, en el mejor de los casos (si decide abrir nuestro correo) se dedicará a pasar las páginas y le faltará contexto salvo que la presentación esté repleta de texto (lo cual la hace muy aburrida de seguir).

En la red existen múltiples herramientas, y mi compañera Bárbara hoy nos ha mostrado un buen número, con las que podemos realizar reuniones de manera virtual (mediante videoconferencia) y, por ejemplo, mostrar una presentación de manera remota sin necesidad de desplazarnos a otro edificio o viajar a otra ciudad, pudiendo así interactuar con el público de nuestra presentación y resolver sus dudas sobre la marcha.

Una videoconferencia y, por tanto, un contacto en directo sería lo ideal pero, desgraciadamente, no siempre es posible por problemas de agenda. ¿Y entonces qué podemos hacer? Hemos comentado que enviar el archivo de la presentación al correo electrónico y esperar que el receptor se la lea y nos llame, quizás, sea esperar demasiado puesto que existe la posibilidad de que la mire "de pasada" o con una lectura rápida se le escape algún que otro detalle que, por ejemplo, con una presentación formal no se escaparían.

Present.me

A medio camino entre enviar la presentación por correo y la videoconferencia podemos encontrar Present.me, un servicio que nos permite grabarnos en vídeo y generar una presentación virtual en la que combinamos nuestro material escrito (las diapositivas) junto a nuestra imagen en vídeo realizando la presentación. La idea es bastante interesante porque, sin demasiadas complicaciones, podemos grabarnos con una webcam realizando la presentación, editar fácilmente el vídeo y generar una presentación que podemos enviar a nuestros clientes, compartirla a través de LinkedIn o Facebook o hacerla circular para que se visualice desde un dispositivo móvil.

El servicio tiene una parte gratuita y otra de pago (más orientada a empresas y profesionales) con distintos niveles de servicio y que, en términos generales, nos permitirán dar un toque muy personal a las presentaciones que compartamos con futuros clientes o que colguemos en nuestra página web a modo de tutorial. Present.me, en mi opinión, tiene mucho potencial en el ámbito comercial o en el de la educación y, con la idea de poder medir el impacto de nuestras acciones, incluye un apartado de estadísticas para que podamos seguir el número de usuarios que accedieron a nuestras presentaciones o el tiempo que estuvieron viéndolas (una información que nos puede ayudar a mejorar para próximas presentaciones).

¿Y para qué nos puede servir un servicio así? Además de las presentaciones comerciales (en las que dejamos bastante margen de disponibilidad a la gente), Present.me puede ser una herramienta muy útil en el seno de la educación (permitiendo a los docentes grabar clases y exposiciones para que el alumnos las siga cuando quiera) o, por ejemplo, para realizar nuestro propio curriculum online de una manera bastante original.