¡No te pierdas nuestro contenido!

Los servicios de almacenamiento en la nube se han hecho extremadamente populares entre los usuarios para salvaguardar sus datos, compartir archivos fácilmente con nuestros amigos o, por ejemplo, para mantener sincronizada la información de nuestro equipo de escritorio con la de nuestros dispositivos móviles. Sin embargo, con un poco de creatividad, podemos [exprimir nuestra cuenta de Dropbox] y aprovechar este recurso para mejorar el rendimiento de nuestra web y montar un CDN para servir desde ahí las imágenes o cualquier contenido pesado. Otro de los servicios que tenemos disponibles es Google Drive y los de Mountain View parecen dispuestos a ganarle terreno a sus competidores y también nos ofrecen la posibilidad de servir páginas web o montar una CDN desde nuestro espacio de almacenamiento en la nube.

Esta semana, Google ha decidido empezar a pisar el acelerador con Google Drive y abrir algo más el abanico de opciones alrededor de su servicio, algo que pudimos ver con la integración en Gmail y que ahora se completa con la posibilidad de usar Google Drive como un espacio de hosting. La idea es simple, teniendo en cuenta la capacidad de la infraestructura de Google y la posibilidad de hacer públicos carpetas y archivos que subamos a Google Drive, no es descabellado aprovechar estos recursos para usarlos en una CDN o directamente como un servidor web.

¿Y cómo podemos aprovechar estos recursos para montar este hosting tan original? La respuesta a esta pregunta se encuentra en el SDK de Google Drive donde podremos encontrar los pasos a seguir y lo que tendremos que hacer. En resumidas cuentas, el proceso pasa por crear una carpeta pública (visible por todo el mundo) siguiendo las instrucciones que se detallan y, posteriormente, obtener la url base (https://googledrive.com/host/A1B2C3D4E5F6G7H8J9) de dicha carpeta para que podamos utilizarla en nuestro código HTML.

A partir de ahí, conociendo este parámetro, podremos crear nuevas carpetas o subir documentos que podremos referenciar cómodamente usando la url base que nos ha proporcionado Google Drive. Además, si subimos archivos HTML a la carpeta o, por ejemplo, un index.html, Google Drive actuará de servidor web tradicional y al usar la url base mostrará la página HTML que hayamos subido o, en su defecto, listará el contenido del directorio (y es algo que podemos probar con el ejemplo que Google ha publicado).

El recurso, aunque no es extremadamente sencillo de usar, es bastante interesante y una buena muestra de cómo Google Drive intenta acercarse hacia Dropbox para intentar ganarle algo de terreno. Desde el punto de vista de las APIs y recursos disponibles, Google Drive es especialmente interesante porque está propiciando un nutrido ecosistema de aplicaciones que lo utilizan como espacio base en el que almacenar nuestros documentos o, en el caso de Gantter, la planificación de nuestro proyecto.

Poder convertir Google Drive en un servidor web o en una CDN abre la puerta a los desarrolladores a desplegar, fácilmente y sin recursos, servidores en los que hacer pruebas o en los que mostrar una demo a un cliente.