LinkedIn es una red social profesional que tiene muchas posibilidades y nos puede servir de trampolín para encontrar un empleo, encontrar nuevas oportunidades profesionales o encontrar futuros clientes o proveedores con los que colaborar en futuros proyectos. Por increíble que pueda parecer, aún hay gente que piensa que lo único que hay que hacer en LinkedIn es subir el currículum y esperar a ver qué pasa cuando, realmente, cultivar una red de contactos profesionales requiere tiempo y esfuerzo.

LinkedIn Pen

Redes como Facebook o Twitter han simplificado mucho el proceso para establecer una conexión con otra persona. En Twitter lo único que tenemos que hacer es seguir a alguien si su perfil es público (la gran mayoría), por tanto, no requiere ningún tipo de aprobación y podemos seguir a cualquier persona o entidad sin necesidad de establecer un vínculo previo. Facebook ha "relajado" mucho el concepto de "amigo" y también ha facilitado muchísimos las conexiones entre los usuarios, expandiendo sus círculos de amistad, incluso, a gente que "conoce de vista" o con la que nunca ha coincidido en persona (amigos de amigos, gente con la que coincidimos en algún grupo, etc).

Sin embargo, no en todas las redes podemos aplicar el "solicitar amistad" o el "seguir" para ver qué pasa, LinkedIn no es Facebook y, por supuesto, LinkedIn no es Twitter, por tanto, no podemos comportarnos de la misma manera y gestionar los contactos de la misma forma.

Está claro que uno de los objetivos de LinkedIn es cultivar una red de contactos profesionales pero tener una red de contactos no significa, como bien comentaba Marilín cuando nos hablaba de buenas prácticas, agregar contactos a mansalva y entrar en LinkedIn buscando recopilar el mayor número posible de conexiones sin importar quiénes son, por qué los añadimos, en qué podríamos colaborar o qué grado de conexión tenemos con ellos.

LinkedIn pone a nuestra disposición algunas herramientas para conectar con otros usuarios, por ejemplo, el buscador, los perfiles sugeridos (en base a contactos e intereses comunes), los grupos, las preguntas y respuestas o la posibilidad que un contacto común "realice una presentación virtual" (emulando el networking profesional en el que un conocido nos presenta a otra persona y nos intercambiamos las tarjetas de visita). Todos estos recursos están ahí para que los utilicemos y nos vayamos moviendo por la red para interactuar con otros usuarios (participando en los debates de los grupos, contestando las dudas que plantean otros usuarios en las preguntas y respuestas) o localizar contactos de interés para nuestra estrategia personal y contactar con ellos de manera honesta.

¿Contactar de manera honesta? Aunque pueda extrañar el término, creo que es bastante acertado a la hora de hablar de aquellos usuarios que confunden el funcionamiento de LinkedIn con el de Facebook o Twitter o, simplemente, no se molestan en asumir "las reglas del juego". Hace algunas semanas, dedicamos unos minutos a hablar de malas prácticas en LinkedIn, concretamente a comportamientos muy cercanos al spammer.

¿Y qué es un spammer de LinkedIn? En mi opinión, podríamos considerar un spammer a una persona que se dedica a acumular contactos a mansalva sin dedicar ni tan siquiera un minuto a pensar por qué quiere agregar a una persona a su red, si tienen algún vínculo común o, por ejemplo, algo tan simple como personalizar el mensaje de solicitud de conexión y evitar usar el mensaje que LinkedIn ofrece por defecto (que es lo mismo que abordar a todos los asistentes a una reunión con el mismo discurso preformateado).

LinkedIn es muy celoso con sus usuarios y evita que sean abordados por gente con la que no tienen ningún tipo de relación, es decir, solamente podremos establecer una conexión directa con otros usuario si éste es nuestro amigo o nos conozca porque hayamos trabajado juntos (y por tanto conozcamos su correo profesional) o nos conozcamos por algún otro motivo. Es decir, si no hay un vínculo presencial o profesional previo, LinkedIn no va a cursar la petición de conexión; un hecho que muchos usuarios intentan salvar indicando a LinkedIn que existe una amistad previa aunque no hayan visto a esa persona en su vida.

Business Meeting

Este rodeo, que muchos usuarios pueden ver como algo normal, es algo que no siempre funciona y hay usuarios que no se lo toman a bien y no aceptan solicitudes que llegan de esta manera puesto que existen otras vías de conexión mucho más adecuadas (pedir a otro usuario que nos presente, por ejemplo) y, en mi opinión, es un buen ejemplo de la diferencia entre el funcionamiento de Facebook y LinkedIn que, a pesar de ser redes sociales, no podemos catalogarlas igual y, por tanto, no podemos comportarnos de la misma manera.

LinkedIn es una red social profesional, por tanto, gira alrededor del mundo laboral y los negocios y podemos encontrar en él buenas oportunidades para nuestra carrera profesional aunque, eso sí, es importante utilizarla adecuadamente y gestionar nuestra red de contactos en base a una estrategia profesional que nos ayude a impulsar nuestra carrera.