¡No te pierdas nuestro contenido!

Uno de los conceptos que más escuchamos en marketing digital es SEO. También escuchamos hablar de SEM y, para una oreja inexperta, es increíble cómo los dos conceptos se pueden confundir. Aunque tienen puntos en común, son muy diferentes. Por eso, hoy vamos a hacer un recorrido breve para principiantes sobre los dos conceptos, para después explicar cuáles son sus usos principales y cómo podemos aprovecharlos sin necesariamente dedicarnos a ello.

¿Qué es SEO?

SEO significa Search Engine Optimization, u optimización de los motores de búsqueda, como puede ser por ejemplo Google. Es ante todo un proceso orgánico, lo que quiere decir que no es pago. Esta es la diferencia fundamental. Se trata de la mejora de la visibilidad de nuestra web en los resultados de búsqueda de los buscadores, de forma tal que estén posicionados de la mejor forma posible.

Para poder tener una estrategia de SEO adecuada, tenemos que tener en cuenta muchas variables. Por ejemplo, tenemos que considerar el algoritmo usado por los buscadores, las palabras claves, el diseño, el contenido –fundamental-,  links, indexación, y más, cosas que revisaremos dentro de algunas líneas.

¿Qué es SEM?

SEM significa Search Engine Marketing, y aquí reside la diferencia fundamental. Mejoramos el posicionamiento de nuestras páginas a través del pago de publicidades. En algunos lugares, SEM puede ser tomado como un concepto amplio que también abarca SEO, y generalmente los encargados de optimizar se ocupan de estos dos asuntos. Pero es importante distinguir entre ambos.

SEO no requiere que hagamos ninguna compra, mientras que SEM sí. Pero también tiene sus trucos, pues tiene que ser una compra inteligente, pues tenemos que saber qué palabras estamos comprando y para qué, y distribuir de forma correcta el presupuesto que se nos ha dado. Por suerte, cada agencia o empresa puede tener a un experto encargado de esto.

¿Cómo aprovecharlos?

Es posible que recién estemos comenzando y necesitemos algunos consejos para poder realizar inversiones inteligentes y medidas, y además saber cómo planificar la actividad de nuestra web para poder posicionar mejor en los motores de búsqueda.

En el caso de SEO, les aconsejamos estos trucos:

  • Priorizar el contenido: por algo insistimos en cada uno de nuestros posts en la importancia que tiene el contenido. Tener artículos originales, información novedosa, y no copiada, es muy importante no solamente para estar en “la gracia” de los buscadores sino además para retener usuarios, que en definitiva se quedarán más y volverán por nuestro contenido y no por las palabras clave que usemos.

  • Actualizar seguido: con crear una página web y dejarla flotando en internet no alcanza. Se la tiene que actualizar seguido para demostrar a los buscadores que estamos presentes. Para hacer esto, podemos por ejemplo insertar un blog que mantenemos actualizado diariamente o con una asiduidad respetable.

  • Prestar atención a las palabras claves: aunque no tenemos que estar constantemente pendientes de esto, es algo a lo que hay que darle importancia. Las palabras claves tienen que estar, en la medida de lo posible, presentes en la URL –lo veremos en algunos puntos-, en el texto, y hasta en el título de la página. Un experto en SEO podrá asesorarnos correctamente.

  • Crear un código HTML accesible: esto es básico. Hagamos un buen sitio para retener a nuestros usuarios con su usabilidad, pero también para demostrar a las spiders de los buscadores que vamos en serio.

  • Usar palabras clave en la URL: las palabras claves son importantes, así que tengámoslo en cuenta a la hora de crear URLs. Algunos sitios incluso prefieren números, pero para SEO es mejor usar URLs descriptivas.

  • Conseguir links de otros sitios: el intercambio de links entre sitios –sobre todo sitios respetables por los buscadores- es fundamental. Esto se puede conseguir con determinados acuerdos, o simplemente creando contenido interesante que despierte la atención de otras personas, al punto de querer enlazar a nuestras páginas.

  • Crear un mapa de contenidos del sitio: los mapas de contenido son útiles para los usuarios pero mejoran además nuestro ranking en los buscadores.

  • Insertar links con cuidado: basta de la costumbre nefasta de poner “click aquí”. El hipervínculo habla por sí mismo, y nuestros usuarios no son idiotas. Hace unos meses Marilín escribió un artículo súper útil con consejos para enlazar bien.

  • Considerar a los usuarios: nuestros usuarios serán los que hagan nuestro sitio popular, y si entran por un buscador, es importante que se queden un buen tiempo. Por eso, cuando hagamos el diseño y redactemos el contenido, tenemos que tener grandes aspiraciones, no buscar hacer un sitio “así nomás”.

  • Mantener una diversidad de fuentes de tráfico: aunque los buscadores son una enorme fuente de tráfico, no sabemos si el día de mañana Google cambiará su algoritmo y destrozará nuestras visitas. Tratemos de construir una comunidad con redes sociales, newsletters y suscripciones para poder mantener un flujo de visitas estable aunque sucedan imprevistos como el que acabamos de mencionar.

En el caso de SEM, hablamos de la compra inteligente. Por ejemplo, no dirigir a nuestros usuarios a landing pages que en realidad no explican ni responden a la consulta que hicieron en primer lugar en el buscador. O comprar palabras claves que son obvias, como por ejemplo, el nombre de nuestra compañía. Saber cómo organizar el presupuesto, de acuerdo con los diferentes tipos de Ads, saber dónde poner los anuncios en qué momento, es fundamental.