¿Alguna vez habéis escuchado el término normalización de audio, sin estar muy seguros de a qué se refería? Como amante de la música y de la tecnología, yo también me encontré con semejante duda hace bastantes años. Básicamente, dando una definición corta, se trata de la estandarización del volumen, o mejor dicho, del espectro de audio con respecto a otros temas, habitualmente de un mismo disco.

MP3

Y eso, por decirlo de forma más sencilla, es la igualación del volumen de las diferentes pistas de un disco. Los motivos son muchos, y normalmente si las pistas están extraidas de un mismo trabajo estas ya cuentan con el mismo volumen y ganancia, pero, ¿Qué sucede si queremos hacer una mixtape? Por ejemplo, decidimos hacer una compilación llamada Las mejores 100 canciones de Rock de la historia. Seguramente cuente con temas de The Beatles o de The Rolling Stones, y por lo tanto de álbumes diferentes. Dependiendo del año, tipo de mastering, etc etc, podemos acabar con un CD que contenga muchos volúmenes diferentes, algo que puede ser molesto a la hora de escuchar. Esa es sólo una de las razones para normalizar nuestra colección de MP3.

Hay complementos para reproductores que nos permiten hacer una normalización on the fly. De hecho podemos decir que programas como Spotify ya hacen esto mediante la opción de igualar volumen de todas las canciones, sin embargo la aplicación que os presento a continuación nos permite normalizar de forma permanente modificando los archivos MP3.

Se trata de QMP3Gain, que destaca por su sencillez de uso y se presenta bajo una interfaz que es ideal para comprender exactamente lo que es una normalización y ver el antes y el después. Cuando abrimos la aplicación nos encontramos con una ventana en la que tenemos una cuadrícula, que se poblará cuando añadamos archivos o carpetas, y una botonera con diversas opciones.

Las primeras sirven precisamente para añadir archivos y carpetas. Añadamos, para probar, dos álbumes distintos o una selección con temas de diferentes discos. Una vez tenemos los temas, nos damos cuenta de que algo no funciona: La cuadrícula no muestra los datos de ganancia y volumen. En realidad no se trata de un problema, sino de algo normal, ya que analizar todos los temas puede tomar al procesador algún tiempo, por lo que necesitaremos hacer un análisis manual. Basta con ir al menú análisis y al ejecutar estaremos recibiendo datos de volumen y ganancia, además de clipping, una columna que especifica si el tema contiene clips o fallos de sonido provocados por una alta ganancia, lo que provoca distorsión.

¿Cómo normalizamos? Bastará con modificar la ganancia a través del menú específico para ello. Si seleccionamos la opción constant gain -ganancia constante- estaremos aplicando el mismo nivel a todos los temas seleccionados. Por cierto, esto se puede aplicar a ambos canales por defecto o a un canal específico, algo que seguramente no necesitemos pero que está bien tener a mano.

Al pulsar OK la aplicación se pondrá a trabajar y guardará nuestros archivos con la misma ganancia, por lo que es ideal que antes de hacer las primeras pruebas hagamos una copia de seguridad. Hay que tener en cuenta además que se trata de una operación que puede llevar tiempo, algo que depende de la velocidad de nuestro procesador, el número de temas a normalizar y también el tamaño y calidad de los mismos.