El diseño y el código no tienen por qué ir de la mano. A veces las necesidades estéticas de los usuarios no se corresponden con su conocimiento sobre un determinado tema. Por ejemplo, artistas, fotógrafos, pintores, ilustradores, y sigue la lista, pueden tener un material asombroso pero no tienen forma de darlo a conocer porque no tienen una muy buena idea de cómo hacerlo. Por eso, hoy vamos a repasar algunos servicios que nos sirven para crear portfolios atractivos online.

Algunas de estas herramientas son más completas que otras, y también agregamos con algunas opciones de pago para lo que quieren tener un aspecto más profesional. Muchos de estos sitios cuentan además con opciones para construir una comunidad y, además, buscar ofertas laborales de acuerdo con la zona en la que estemos. Además de construir nuestro portfolio, nos llevaremos otras cosas.

  • Iconify: con la consigna de que no solamente podemos tener un portfolio, sino que además podemos ser icónicos, surge Iconify. Por el momento, solamente se puede acceder a través de una invitación, pero cuenta además con aplicaciones móviles para completar la experiencia. Con un diseño minimalista, esta plataforma nos permite generar nuestros propios portfolios para dar a nuestro trabajo un lugar protagónico, además de combinar funcionalidades sociales para que se viralice, y una interesante suite de métricas para saber quién está visitando nuestro sitio.

  • Behance: con Behance además tendremos acceso a una de las comunidades creativas más importantes del mundo, que agrupa a fotógrafos, diseñadores, ilustradores y más. Creando nuestro perfil podemos subir nuestros trabajos, y contactarnos con otros usuarios. Compartir y descubrir son las dos consignas principales de este sitio. Las funcionalidades para explorar son muy interesantes, pero la clave está en que otras personas pueden ver nuestro trabajo sin que necesariamente tengamos que hacer acciones para que eso suceda.

  • Carbonmade: con una estética que se aproxima más al cartoon, Carbonmade es una opción más distendida para crear nuestro portfolio online. No requiere conocimientos previos de HTML, y cuenta con una interfaz muy simple que nos permite subir rápidamente nuestro trabajo al sitio. Es una opción ideal para ilustradores o artistas que quieran dar a conocer su trabajo. Y es completamente gratuito, con una importante cantidad de funcionalidades para aprovecharlo al máximo.

  • DeviantArt: se trata de una de las comunidades más antiguas de artistas que existe en la web, aún antes que Behance se posicionara como una de sus competencias más importantes. Está más orientado a artistas, con un perfil con menos opciones de personalización. Pero como Behance, tenemos el acceso a nuestro portfolio de la comunidad de artistas que además nos pueden dejar feedback de nuestro trabajo. Aunque eventualmente construyamos un sitio, o nos movamos a otras redes de artistas, un perfil en DeviantArt es fundamental.

  • Dribbble: finalmente, Dribbble es una plataforma creada específicamente para diseñadores, con una comunidad creciente de usuarios, que persigue la misma lógica que Behance y DeviantArt. Pero además, una de sus funcionalidades más interesantes es que cuenta con una cartelera de empleos –aunque están bastante limitados geográficamente, se pueden encontrar oportunidades freelance-. De hecho, Dribbble es más bien una comunidad para que los diseñadores intercambien oportunidades laborales y los otros usuarios, que pueden ser recruiters de compañías y agencias, encuentren la persona que están buscando. Pero, además, en el medio podemos crear un portfolio atractivo sin tener que hacer una inversión considerable.