En varias oportunidades les hemos hablado sobre las mejores formas de mantener nuestro smartphone o tablet seguros. Con cada día que pasa más y más personas están adquiriendo teléfonos inteligentes, pero con la comodidad de poder acceder a internet desde cualquier parte también vienen los riesgos: imaginemos que estamos llevando una pequeña computadora en el bolsillo. Por eso, tenemos que tener una serie de precauciones para estar siempre seguros.

Android

Hemos armado una guía rápida con algunos consejos simples que se pueden seguir para tener el teléfono en perfecto estado, ajeno a amenazas de terceros. Como siempre, están más que bienvenidos a dejar sus propias sugerencias con consejos en los comentarios.

  • El mismo teléfono con Android debería tener en su Configuración (ya sea en Aplicaciones o Seguridad, dependiendo de la versión que tengamos) una opción llamada “Orígenes Desconocidos”. Lo que hace es impedir que las aplicaciones que no sean descargadas directamente desde Google Play puedan instalarse. En este caso, la opción no tiene que estar descargada (en Ice Cream Sandwich). Dependiendo de la versión esto puede cambiar, por eso hay que fijarse.

  • Otros usuarios que han probado la aplicación nos pueden decir si es o no riesgosa. Por eso es muy importante revisar los comentarios que se hayan dejado en la app antes de descargarla e instalarla.

  • Dentro de Google Play también podemos checkear el tipo de permisos que puede requerir la aplicación para saber si estamos dando permiso voluntariamente a una aplicación maliciosa. Usualmente, estas aplicaciones desean tener acceso a más permisos de los que necesitan.

  • También dentro de Google Play tenemos la opción de revisar la información del desarrollador, ver qué otras aplicaciones ha creado para Android, y también revisar sus comentarios. Si encontramos algunas apps sospechosas, en ese caso no tendremos que descargar la que queríamos en un principio. También nos podemos tomar un momento para revisar, a través de una búsqueda rápida en Google, la información que haya de la aplicación y del desarrollador en internet.

  • No instalar aplicaciones desde fuentes que no sean las oficiales es un riesgo. Si somos aventureros podemos hacerlo –al fin y al cabo, el teléfono es nuestro- pero tenemos que comprender el peligro que puede llevar.

  • Fijate en el monitor de actividades de tu teléfono para saber qué apps están corriendo en el fondo. ¿Por qué lo están haciendo? ¿Les dimos permiso, las instalamos nosotros? Siempre hay que tener un control férreo sobre las actividades que está haciendo nuestro móvil sin que nosotros tengamos conocimiento.

  • Si bien todas estas precauciones nos mantendrán seguros, también podemos usar una aplicación adicional para quedarnos bien tranquilos. Hay varias aplicaciones disponibles en Google Play para monitorear lo que está sucediendo en nuestro smartphone, podemos elegir la que más nos guste para estar siempre informados y detener cualquier proceso que sea dañino para el equipo.

  • Finalmente, lo primero que tenemos que usar para mantener nuestro teléfono inteligente seguro es nuestra misma inteligencia. Tengamos criterio a la hora de instalar aplicaciones, si somos fanáticos de la tecnología sabremos en qué tenemos que confiar. En el momento en que surge una mínima duda, confiemos en nuestras sospechas y no instalemos la aplicación.