Cuando escribí el decálogo sobre las prácticas más penosas en Twitter cometí una falta imperdonable: me olvidé de los spammers, que son cada vez más, o lo parecen. Lo peor del spam en Twitter es que a menudo no sólo es "comunicación no solicitada para venderte algo" sino que quienes lo hacen no se dan cuenta de que copiando y pegando el mismo mensaje con menciones a distintas personas no estás para nada hablando de tu producto, servicio o proyecto. Estás molestando terriblemente a quienes podrían tener interés en ello, alejándolos para siempre y metiéndote de cabeza en la segura y rápida carrera de varios blocks o en el mejor de los casos, unfollows. Recuerda que si muchos usuarios te bloquean y te reportan, Twitter puede cerrar tu cuenta por spam según sus términos y condiciones.

¿Debemos dejar de hablar de nuestros productos o servicios? No, en absoluto. Cuando uno hace lo que ama, cuando uno está comprometido con su trabajo es lógico que hable de él, que muestre su entusiasmo y presente a los otros lo que ha hecho, y qué mejor forma que usando Twitter, una de las mejores herramientas de difusión de información que conozco hasta la fecha. Pero el cómo, ay el cómo.

Para evitar ser un spammer en Twitter es imprescindible tener en cuenta algunos puntos que nos evitarán crearnos rechazos y contribuirán a que seamos parte de un ecosistema de conversación en donde la gente realmente te escuche, algo que suele ser difícil en estos tiempos de escasez de atención.

  • Entiende la conversación
    Sabes conversar en la vida real, ¿verdad? Pues en Twitter igual. No vas por ahí con un altavoz repitiendo a la gente la misma línea constantemente, ni gritas (o pones mayúsculas), ni dejas de contestar a quien pregunta algo, sino que eres parte de un grupo que habla de las cosas que le interesan, escucha a los demás y habla de su trabajo contando detalles o situaciones que puedan ser interesantes a los demás, pero sin cansar.

  • Escucha antes de hablar
    No hables de un tema a alguien a quien nunca ha manifestado un mínimo interés por el mismo. Lo mínimo antes de lanzarse a promocionar productos o servicios es averiguar los intereses de la persona a la que te diriges. Recuerda que somos personas en Twitter, mucho antes que audiencia.

  • No hagas lo que no quieres que te hagan
    Esta máxima universal sigue funcionando, también en Twitter. No menciones a un usuario con el mismo mensaje de forma repetida, no sigas y dejes de seguirlo cada dos días cíclicamente para llamar su atención, no envíes una y otra vez a mansalva el mismo enlace (repito: a mansalva, una y otra vez, el mismo enlace) a la misma persona. Si no te ha contestado puede ser que no le interese lo que estés diciendo. Mándale un email, preséntate, busca otras formas.

  • No postees contenido duplicado
    Es terriblemente fastidioso estar leyendo lo mismo una y otra vez, y créeme, el botón de unfollow se usa muy rápido para estas cosas. Repitiendo contenido sólo lograrás un efecto de rechazo en la mente de quienes leen tu timeline. Si además creas y utilizas cuentas diferentes para postear lo mismo repetidamente, Twitter puede considerarlo causa para cerrar tu cuenta.

  • Sé claro con tus enlaces
    Postear enlaces que llevan a otro sitio diferente al que se sugería sólo te hará ganarte la desconfianza de quienes alguna vez los hayan seguido. No postees enlaces engañosos. Una cosa es sorprender a tus seguidores y otra muy distinta vender una cosa por otra, sobre todo si hay un fin comercial detrás.

  • Aprende a utilizar los hashtags y no abuses
    Los hashtags son una de las herramientas más útiles que tiene Twitter para seguir un tema y también para encontrar gente afín a nuestros intereses. Estas etiquetas pueden ser muy populares en determinadas horas y por eso mismo son una forma de hacerse visible para gente que está hablando en torno a un tema. Aprender a usarlas consiste en hacerlo cuando el contenido de tu tweet es un aporte real para ese grupo. Si estás en un evento, no es obligatorio que incluyas la etiqueta en absolutamente todos tus tweets desde ese lugar. Si algo ya se ha dicho en esa etiqueta, no es necesario que lo repitas; si quieres hacerlo para tus followers, hazlo, pero quita el hashtag.