El Universal Serial Bus, más conocido -por todos- como USB, es un tipo de conexión nacido hace ya bastantes años, allá por los principios de los 90, que digamos ha logrado traer la regularización de cables y conexiones para todo tipo de dispositivos y usos. Gracias a éste estándar es posible recargar cualquier teléfono móvil actual –dispositivos Apple aparte- o disfrutar de contenidos en unidades de almacenamiento que podemos compartir con cualquiera.

usb

Según han pasado los años el USB se ha ido imponiendo y actualizando, y por ejemplo a día de hoy es normal encontrarse con nuevos equipos que dispongan de conexión USB 3, algo que se traduce en una mayor velocidad de transferencia en uno de sus usos estrella: El almacenamiento de archivos.

Por eso siempre se trata de una tecnología que hemos tenido muy en cuenta en Bitelia, y no podemos dejar de recomendaros aplicaciones como LiveUSB Install, que nos permite crear unidades arrancables para instalar Linux, o USB Manager, que nos permite administrar todos nuestros dispositivos USB de forma sencilla.

Hoy añadimos una nueva entrada a la lista de las que hablan de USB para ofreceros una aplicación que nos permite activar o desactivar el almacenamiento en unidades de forma sencilla y mediante un solo clic. Su nombre es Phrozen Safe USB, y cubre un amplio abanico de necesidades entre las que pueden estar las siguientes:

  • Bloqueo de unidades para impedir carga de contenidos
  • Aplicación de seguridad a nuestro PC para evitar virus y demás malware
  • Proteger nuestras unidades contra escritura para evitar eliminar datos importantes

Como decía, la filosofía de Phrozen Safe es darnos una utilidad versátil pero sobre todo simple. Totalmente portable (aunque primero tendremos que instalarla), al ejecutarla nos encontramos con un diálogo con tres opciones bajo la etiqueta “Estado del USB”. Las opciones se refieren a poder activar o desactivar los dispositivos:

  • USB completamente operativo
  • USB en modo sólo lectura
  • USB completamente desactivado

Y no hay más, salvo la posibilidad de iniciar la aplicación con Windows, algo recomendable si queremos aplicar nuestras preferencias para otros usuarios que utilicen nuestra computadora o incluso si queremos tenerlo siempre a mano por los motivos especificados arriba.

¿Qué se echa en falta? La posibilidad de elegir el dispositivo en cuestión, aunque hemos de decir que aquí los desarrolladores lo tenían un poco difícil. Microsoft Windows se encarga de asignar una ID diferente a cada uno de los dispositivos que conectamos, por lo que sería bastante difícil hacer que X dispositivo que nunca hemos pinchado en la máquina fuera reconocido por la aplicación.