¡No te pierdas nuestro contenido!

Nos ha pasado a todos en algún momento de nuestras vidas: estamos trabajando en algo, y de repente desaparece. O lo que es peor, no necesitamos un archivo en particular, lo eliminamos, y luego nos damos cuenta que eliminamos el archivo incorrecto. Le pasa a los mejores, pero no es motivo de preocupación. Existen formas de recuperar archivos borrados que son muy accesibles para el usuario de a pie y que no requieren un conocimiento extensivo. Esto se puede hacer a través de software gratuito que nos da una mano importante.

Antes de comenzar a enumerar las opciones que tenemos disponibles, vale la pena primero mencionar qué es lo que sucede cuando vaciamos la Papelera de Reciclaje de Windows. Cuando lo hacemos no quiere decir que el archivo esté eliminado completamente: le estamos diciendo al sistema operativo que el espacio está disponible nuevamente para que se vuelva a escribir sobre él. Por eso, cuando guardamos más archivos, o cuando hacemos otras cosas en el ordenador, este espacio se vuelve a llenar.

Esto quiere decir que tenemos una ventana limitada de tiempo para recuperar un archivo: preferentemente de forma inmediata después de hacerlo. Cuantas más actividades hagamos después de borrar el archivo, más vamos a estar ocupando ese espacio que le dijimos a Windows que estaba disponible pero que en realidad está ocupado por el “fantasma” del archivo borrado. Por eso, lo primero que tenemos que hacer es dejar de hacer lo que estamos haciendo y ponernos manos a la obra para recuperar el archivo. Ahora bien, para esto nos conviene tener software especial instalado. Hemos hecho una selección con los cinco mejores que se pueden descargar de forma gratuita.

1. Pandora Recovery

Aunque la caja de Pandora supuestamente dejó sueltas a todas las desgracias de mundo, esta pequeña aplicación gratuita puede ser de mucha utilidad. Tiene un uso muy intuitivo, y aunque su interfaz deja mucho que desear, no nos encontramos en un concurso de belleza. Pandora Recovery nos permite mirar todos los archivos que hemos borrado recientemente que todavía se pueden recuperar, además de poder salvar también archivos cifrados y comprimidos.

2. Recuva

Con un funcionamiento muy similar al de Pandora pero con una interfaz mucho más cuidada y accesible para los usuarios menos duchos en el tema de recuperar archivos o meterse con el funcionamiento de Windows, Recuva es una herramienta completamente gratuita que también nos permite hacer un escaneo del equipo para seleccionar los archivos que queremos recuperar. Es una de las más usadas actualmente, y altamente recomendada.

3. Undelete Plus

Esta pequeña joyita es importante porque tiene una funcionalidad más que interesante: Photo SmartScan, que nos permite recuperar las fotografías que hemos borrado por accidente –a todos nos ha pasado más de una vez-. Por ende, Undelete Plus es mucho más específica que las anteriores aplicaciones que mencionamos, pero igualmente efectiva. Además, tiene un funcionamiento muy rápido lo que nos permite solucionar nuestro problema de pérdida de archivos sin tener que dedicarle demasiado tiempo de nuestro día. Finalmente, una de sus funcionalidades más “apetitosas” es que nos permite recuperar archivos no solamente de nuestro disco duro, sino también de un pendrive o de una tarjeta de memoria de una cámara.

4. Restoration

Esta herramienta también nos permite recuperar las fotografías borradas accidentalmente de una tarjeta de memoria, así como también escanear el rígido para recuperar los archivos borrados desde la Papelera de Reciclaje. Pero también nos ofrece, para los más cautelosos que quieren realmente asegurarse que un archivo está perdido para siempre, borrar sin dejar rastro esos archivos que ya no están en la Papelera pero que realmente queremos que desaparezcan de la faz de nuestra vida virtual.

5. TOKIWA Data Recovery

Se trata de una aplicación muy pequeña y útil porque es completamente portable. Esto quiere decir que la podemos llevar en nuestro pendrive para solucionar este tipo de problemas donde quiera que estemos –y hasta quizás dar una mano a un amigo que se ha borrado sus archivos-. Es, como Pandora, un programa muy básico con una interfaz que también deja mucho que desear, pero se puede complementar con otra de estas aplicaciones dada su cualidad portable.

Una vez que terminamos de recuperar los archivos a través de estos programas, tenemos que ir pensando en otro elemento importante: la prevención. Para hacerlo, les recomendamos que nunca se olviden de hacer un backup periódico de la información de su navegador. Además, también hay muchas formas de hacer un backup en la nube, permitiendo que podamos acceder a nuestros archivos desde cualquier lugar en el que estemos. Las posibilidades son casi ilimitadas, así que no dejemos que un pequeño archivo borrado nos detenga de, por ejemplo, terminar un proyecto.