YouTube es el mayor contenedor de vídeos que podemos encontrar en la red, un lugar en el que podemos encontrar material de casi cualquier temática y donde cada minuto que transcurre se sube el equivalente a 20 horas de vídeo. En los años que lleva este servicio funcionando, son muchos los usuarios que han contribuido a aumentar los contenidos disponibles mediante la subida de sus propios vídeos o, por ejemplo, grabando un hangout on air (que se almacenan en YouTube) pero, a pesar que podemos subir nuestros vídeos, bajarlos para su reutilización es algo que no solía ser nada sencillo.

Existen extensiones, como Easy YouTube Video Downloader para Firefox, con las que podemos descargarnos cualquier vídeo que visitemos en YouTube (o descargarnos únicamente el audio) pero, hasta ahora, Google no ofrecía ninguna vía directa con la que poder descargar una copia de seguridad de nuestros propios contenidos.

A partir de ahora, YouTube se integra dentro del servicio Google Takeout, un servicio que, aunque no es muy conocido, está a disposición de los usuarios para que se puedan descargar una copia de seguridad de parte de la información que Google almacena sobre la actividad en sus servicios. Entre la lista de servicios cuya información podemos respaldar podemos encontrar las páginas web en las que hemos hecho un +1 con el botón de Google, nuestra actividad en Google Buzz, exportar nuestros círculos de Google+, exportar nuestros contactos, los archivos almacenados en Google Drive entre otros servicios pero, además, a partir de hoy YouTube se une a las opciones disponibles.

Descargar los vídeos que hemos subido a YouTube será algo bastante sencillo puesto que, tras acceder a Google Takeout, seleccionaremos los servicios que queremos respaldar (es decir, descargar en nuestro ordenador los datos) y Google nos preparará un archivo para su descarga (y en el caso de tardar algo de tiempo en prepararlo nos notificará mediante un correo electrónico para que sepamos que todo está listo). Eso sí, es importante tener en cuenta que únicamente podremos descargarnos aquellos vídeos que sean de nuestra autoría y, por tanto, YouTube reconozca que son originales y no incumplen ningún término del servicio.

Un detalle a tener en cuenta si, por ejemplo, barajamos darnos de baja del servicio y queremos mantener una copia de toda nuestra actividad.