Parece mentira que el email sea una de las herramientas que más tiempo llevemos usando, que por ella pasen la mayoría de las comunicaciones que mantenemos a diario y que aún, en pleno 2012 todavía haya gente que no haya dejado de lado ciertas prácticas muy molestas para quienes reciben un mensaje. Vamos a repasar las peores, aquellas que nunca debemos dejar pasar porque son terriblemente molestas para los demás.

Email

No usar reply to all

Debe ser una de las más básicas pero que sistemáticamente se repite. Sentido común ante todo: si alguien está copiado en una conversación, al contestarle debemos incluirlo. Eso de sacar a alguien de un hilo es un acto visible y desohesto. A menos de que se de el caso de que hay un acuerdo previo de que se sacará a las personas que no sigan con el tema, puede dejarse.

Imágenes pegadas en el cuerpo del email

¿Por qué? Con lo fácil que resulta adjuntar un archivo, y mucho mejor aún un enlace a otro sitio donde se muestre el material que queremos referir. Las imágenes que quedan insertas en el texto son molestas e inmanejables. No las pongas.

Cadenas de emails

Llegamos a las dichosas cadenas. Sí, ya sé que Hotmail no va a cerrar aunque yo no envíe un email, pero 'por si acaso' lo envío. No se me ocurre cómo enviando emails spam a todos mis contactos, pueden creer que esto influye en algo más que en mi buen humor.

Envío de adjuntos a mansalva

Tienes que enviar muchos archivos adjuntos, está bien, pero no los mandes en un email convoy directo a atascar el inbox de quien lo recibe. Lo mejor es que uses algún otro sistema, tipo Dropbox, aunque si es algo puntual, mejor enviar un email al destinatario, advirtiéndole de que te gustaría enviarle imágenes o archivos más pesados y cuando te dé su autorización, puedes enviarlo.

No ser claro en los títulos y mantener el asunto actual

Puede ser que retomemos el último email que alguien envió para responderle desde ahí, pero esto no quiere decir que un título obsoleto siga referenciando un tema varios días después. Lo más probable es que el tema del que hablamos haya cambiado y en esos casos es necesario cambiar el título para responder. Y tratamos en lo posible de aprovechar el poder de los títulos para tener una mejor comunicación y que sea más fácil buscar entre emails después.

Créeme, evitando estas prácticas tan molestas más de uno de tus contactos lo agradecerá y serás mucho más productivo en tus calificaciones.