¡No te pierdas nuestro contenido!

A la hora de editar videos, si queremos tener un resultado completamente profesional pueden contratar los servicios de un editor, o si nos damos maña, también podemos editar usando software profesional como Adobe Premiere o Final Cut. Pero, ¿qué pasa si no tenemos tanto conocimiento? Afortunadamente, hoy en día los editores son tan simples como un procesador de texto y podemos hacer un trabajo decente a la hora de preparar un video casero.

Por supuesto, a la hora de editar un video tenemos que tener una idea mínima de imagen y sonido, algo así como un sentido común visual que nos permite diferenciar algunos recursos narrativos como pueden ser el fundido a negro (usado generalmente para diferenciar un segmento del video o película), el fundido a imagen (ideal para montajes), la duración de cada plano, y más. Por supuesto, son cuestiones de la narrativa de un video que no nos competen demasiado en este caso, pero nunca está de más aprenderlo para hacer un video que valga la pena.

Sony Vegas

Comenzaremos con una aplicación de escritorio que es ideal para la edición simple de audio y video. Nos permite crear múltiples pistas y efectos especiales, como los que ya mencionamos antes, y exportar en múltiples formatos de diversos tamaños. Se puede aprovechar realmente si no tenemos el conocimiento necesario para exprimir Premiere pero queremos usar algo cercano al concepto profesional.

Con algunas horas de práctica ya estaremos listos para echar manos a nuestro video. Vegas tiene la simpleza de un procesador de texto, y aunque usualmente está recomendado más para la edición de audio que de video, para hacer un video casero es perfecto. Podemos ir importando los segmentos de video que queremos incluir, y fundirlos con efectos. Es una herramienta muy completa e ideal para los amateurs.

Editor Online de YouTube

El servicio de streaming de videos de Google ya se ha transformado en casi una vía de comunicación, un canal multimedia donde estamos garantizados de ver casi todo –siempre que el copyright lo permita-. Cuando subimos un video a YouTube, puede que ya lo tengamos preparado. Pero también tenemos la opción de retocarlo usando un editor nativo que nos brinda muchas posibilidades. Además, está completamente basado en la web, por lo que no necesitaremos editar nada.

Por supuesto, el editor tiene funcionalidades muy básicas, casi para sacarnos del paso. Pero si no estamos buscando crear un largometraje y sí un video familiar, es rápido e intuitivo. Nos permite combinar diferentes videos que hayamos subido a nuestra cuenta para crear un archivo más extenso, editar el tamaño del video a algo más “apto” para YouTube, agregar música –de una librería de canciones permitida por YouTube-, y editar con funcionalidades básicas como zócalos de texto, brillo, contraste, transiciones de fundido, y más.

Pixorial

En lo que se refiere a editores en la nube, Pixorial es uno de los mejores. Nos ofrece un almacenamiento de hasta 1GB online, que nos permite crear proyectos colaborativos de diferentes videos. Esto nos ahorra el trabajo de tener que instalar software –usualmente bastante pesado- en nuestro propio ordenador, dándonos más herramientas para trabajar que el editor online de YouTube. Además, para sumar más almacenamiento podemos sincronizarlo con Google Drive para sumar otros 5GB.

Con el creador de películas podemos recortar cuadros, combinar diferentes clips en uno sólo, agregar pistas musicales, agregar zócalos de texto, y tiene una herramienta creativa para hacer los créditos. Si tenemos los videos en un disco local, podemos usar Pixorial para subirlos a la nube a través del Desktop Uploader. Y también podemos grabar videos directamente con nuestra webcam. Una de las funcionalidades más interesantes es la posibilidad de agregar una de las 500 pistas de audio libres de regalías que nos ofrece.

FileLab

FileLab también es un editor de video en la nube que nos permite hacer algunas ediciones básicas de video, pero cuenta con la bondad de tener una interfaz muy simple e intuitiva, bastante similar a la del Vegas, donde podemos ver los clips en los que estamos trabajando. Para poder usarlo tenemos que descargar primero un plug in que pesa 1MB.

Uno de los diferenciales de FileLab es la posibilidad que nos brinda de agregar algunos efectos impresionantes que permiten emular un programa de televisión, viejas películas, y más. Se puede agregar también texto animado. Y FileLab nos provee también con una galería de efectos de transición que son fundamentales para la narrativa de un video. Finalmente, tiene soporte para videos HD.

Virtualdub

Cerramos la lista con VirtualDub, software libre de captura/edición de videos para Windows. Una de las bondades principales es que es gratuito, por lo que, al contrario de Vegas, no vamos a tener que pagar. Trabaja fundamentalmente con archivos AVI, así que si queremos crear un video tendrá que ser en este formato.

Con VirtualDub podemos realizar algunas de las funcionalidades más básicas que mencionamos antes, pero sumando otros detalles profesionales como modificar el framerate (la velocidad de reproducción del video), cambiar volumen e histogramas, reducción de sonido, y más.