¡No te pierdas nuestro contenido!

Hoy es de esos días que, quizás, puedan marcar un antes y un después en la gestión de nuestro correo electrónico puesto que Microsoft ha presentado su nuevo servicio de correo, Outlook.com; un servicio que supone un salto cuántico con respecto a Hotmail y que parece llegar dispuesto a darle la vuelta a un mercado en el que Gmail acaparaba la atención de los usuarios puesto que Hotmail parecía anclado en el pasado.

novedades

Outlook.com, que viene a sustituir a Hotmail, es la reinvención que Microsoft le ha dado a su servicio de correo dentro de este aire de renovación y, sobre todo, de convergencia que están dándole los de Redmond a todos sus servicios, algo que se materializa en un nuevo gestor de correo (con nuevo dominio @outlook.com) que facilita al usuario la gestión de sus mensajes y que, además, le permite acceder desde múltiples clientes puesto que, además del interfaz web, se ofrece la posibilidad de acceder desde clientes de escritorio o móviles (a través de POP) así como servicios de sincronización como Exchange ActiveSync.

Ante este punto de inflexión que marca Microsoft en Hotmail (y que da paso al nuevo Outlook.com), vale la pena dedicar unos minutos a conocer los aspectos claves de este nuevo servicio, su puntos fuertes y, en definitiva, qué cosas vale la pena conocer del nuevo Outlook.com

Nuevo interfaz

Uno de los cambios más evidentes, como es lógico, es la renovación del interfaz del servicio de correo electrónico y, la verdad, es que con este cambio el servicio gana bastante. El cambio de diseño, tan limpio y tan funcional, tiene unas claras reminiscencias al interfaz Metro de Windows 8 en el que lo que es realmente importante (la bandeja de entrada de mensajes) ocupa la mayor parte del espacio y donde se dejan las opciones y acciones en barras laterales (izquierda y derecha) evitándose así el exceso tan barroco de opciones que nos ofrecía Hotmail en la barra de botones de la parte superior del interfaz.

Bandeja de entrada

Cuando accedemos a Outlook.com, nuestra atención se centrará en dos cosas fundamentalmente: un botón que destaca con el que poder redactar un nuevo mensaje y, como ya hemos comentado, la bandeja de entrada de mensajes. A partir de ahí, lo lógico es que accedamos a los mensajes que tenemos por leer y, una vez dentro, sí que aparecerán nuevos botones para responder, reenviar, marcar como spam o clasificar en alguna de las carpetas que hayamos creado (lo cual es una práctica bastante recomendable). Algo parecido sucederá si desde la vista principal, la bandeja de entrada, marcamos un mensaje o varios puesto que también aparecerán botones adicionales cuyo número (y por tanto opciones) se adaptarán automáticamente a si hemos seleccionado un mensaje o varios.

La interfaz, bajo mi punto de vista, se hace bastante cómoda de manejar y, la verdad, es que parece muy orientada a su visualización desde dispositivos con pantalla táctil.

Detalles interesantes a tener en cuenta

Si el cambio de interfaz, y las mejoras en usabilidad, son un punto importante a reseñar; Microsoft ha salpicado el nuevo Outlook.com de otros detalles que vale la pena probar y tener en cuenta a la hora de utilizar este servicio de correo:

  • Las vistas rápidas son uno de los aspectos que más me han llamado la atención del servicio puesto que, por experiencia personal, creo que va a ser algo muy útil para los que solemos extraviar correos u olvidamos en qué carpeta los clasificamos. Gracias a esta función podremos realizar filtros rápidos con los que, por ejemplo, visualizar los mensajes que llevan documentos adjuntos (de texto, hojas de cálculo, pdf, etc), fotografías o mensajes que hayamos marcado (como importantes o a realizar un seguimiento).

  • Parece que con Outlook.com el espacio de almacenamiento deja de ser un problema puesto que, según parece, contamos con espacio "ilimitado" así que, al fin, vamos a poder olvidarnos del molesto contador del espacio ocupado (que aunque pueda parecer del pleistoceno sigue aún vigente en muchos servicios).

  • Los correos que vengan con archivos adjuntos también los vamos a notar "algo distintos" puesto que, por ejemplo, en el caso de imágenes adjuntas éstas se mostrarán en forma de miniaturas y, además, se integra un cómodo visor para poder verlas más grandes. De hecho, los adjuntos a los correos electrónicos ganan importancia porque pasan a estar en la zona superior del mensaje (algo que también veíamos en Hotmail) pero con sus miniaturas.

  • La vista de conversaciones está activada por defecto, algo de agradecer para no perder el hilo de nuestros mensajes y que, en el caso de la versión anterior, había que activar de manera expresa.

La convergencia, el nuevo valor de Microsoft

Microsoft está llevando a cabo un plan bastante interesante en estos últimos meses puesto que, paso a paso, está implementando una convergencia de todos sus servicios y plataformas con la que enriquecer la experiencia del usuario dentro de un ecosistema Microsoft en el que Windows 8, el interfaz Metro o los servicios en la nube de Microsoft están presentes dentro de experiencias unificadas en las que también se unen aliados de los de Redmond como Facebook o Twitter.

Bajo esta premisa, Outlook.com tiende un puente hacia múltiples servicios como SkyDrive, los servicios web de Microsoft Office (Office 365) o hacia las redes sociales y, la verdad, las primeras impresiones son bastante positivas.

bandeja de entrada - chat facebook

Integración de servicios

Tal y como hemos avanzado, Outlook.com es un perfecto exponente del ecosistema que Microsoft está creando entre sus productos puesto que desde este servicio de correo podremos usar, por ejemplo, SkyDrive para enviar los archivos adjuntos (de la misma forma que si compartiésemos un archivo en Dropbox y enviásemos el enlace) en vez de adjuntarlos directamente a los mensajes (y no penalizar el buzón del receptor del mensaje). Además, se espera que en un plazo breve de tiempo se incorpore una de las adquisiciones con más proyección de la compañía, Skype, que nos ofrecerá un cliente web desde el propio Outlook.com.

Además, gracias a la integración con Office 365, los usuarios del servicio podrán editar en línea archivos de Word, Excel o Power Point desde la misma bandeja de entrada, almacenar los adjuntos de los mensajes directamente en SkyDrive y, por tanto, trabajar de manera unificada sin demasiado esfuerzo.

Con esta idea integral, Outlook.com nos brinda acceso, además del correo electrónico, a un potente gestor de contactos (en el que visualizar en las fichas de éstos sus actualizaciones en LinkedIn o sus imágenes de perfil en futuro cercano) y un calendario para anotar nuestras citas y reuniones (el calendario que podíamos encontrar en Windows Live y que, quizás, también evolucione hacia el estilo Metro de Outlook.com para que no quede tan extraño estéticamente).

Correo electrónico y redes sociales

Las redes sociales también están presentes en Outlook.com puesto que podremos integrar el chat y los mensajes de Facebook (solamente habrá que vincular nuestra cuenta y las nuevas conversaciones estarán accesibles desde Outlook, aunque no los antiguos). Además, también tendremos la posibilidad de vincular nuestros contactos de LinkedIn para que nutran también nuestra libreta de direcciones al igual que tamibién podremos integrar Twitter, YouTube o el propio Messenger (lo cual es bastante lógico). Gracias a estas integraciones, Outlook.com se convierte en una especie de consola centralizada con la que estar en contacto con nuestros amigos desde un único lugar, facilitando bastante las cosas.

Esta integración de redes sociales, bajo mi punto de vista, es una elección más que adecuada porque, hoy en día, el correo electrónico se ha visto complementado por estos servicios que nos permiten contactar de una manera mucho más directa y cercana con nuestros amigos. Por tanto, obviar estos servicios es negar una vía de comunicación que es utilizada por millones de usuarios a diario y, de hecho, es algo que ya nos mostró Microsoft en la preview de Office 2013 hace unas semanas.

Conclusiones

8,5/10

Después de estas primeras impresiones de uso con Outlook.com debo reconocer que estamos ante un producto con muchas posibilidades y, si tenemos en cuenta que Hotmail poseía unos 360 millones de usuarios, es muy probable que éstos agradezcan estos cambios y los que habían abandonado su cuenta quizás las retomen porque, al final, éste será el sistema que sustituya a Hotmail.

El rediseño, bajo mi punto de vista, es todo un acierto que ha conseguido que el servicio sea sencillo de manejar, libre de distracciones y, seguramente, muy enfocado a que sea cómodo de manejar desde dispositivos móviles (smartphones y tabletas) puesto que cada vez es más habitual la navegación y la consulta del correo desde estos dispositivos.

¿Estamos ante un Gmail killer? La verdad es que es complicado responder a esta pregunta puesto que el servicio de correo electrónico de Google es también muy potente pero he de reconocer que con Outlook.com, Microsoft ha dado un salto significativo que lo acerca hacia su competidor más directo (y actual líder en este sector). De hecho, su integración con Office 365 y SkyDrive me hacen pensar en la posible orientación del servicio hacia las empresas, por ejemplo, para gestionar correos corporativos con dominios propios aunque, por ahora, lo que sí que está claro es el guiño al usuario para que migre hacia Outlook.com sus cuentas de correo electrónico en otros servicios (Gmail incluido).

El control que tiene el usuario de la cuenta es otro de los puntos fuertes de Outlook.com, algo que queda patente en las múltiples opciones de configuración y personalización (estética, filtros, combinaciones de teclas, opciones de privacidad, precarga de mensajes, etc) donde parece que se pone un especial énfasis en la privacidad y, sobre todo, en evitar molestias para el usuario puesto que éste tendrá la potestad de eliminar la publicidad (un detalle más que interesante) y cuenta con potentes herramientas de lucha contra el spam.

Opciones configuracion

¿Y qué hacer para usar el servicio? Para poder utilizar Outlook.com lo único que tendremos que hacer es usar nuestra cuenta de Hotmail para acceder al servicio o bien pasar por el proceso de registro y abrir una cuenta nueva. Vale la pena echar un vistazo porque, aunque aún falten algunos servicios y detalles por activar, Outlook.com deja buen sabor de boca.

Galería­ de imágenes