¡No te pierdas nuestro contenido!

La semana pasada, a propósito de los artículos que escribí sobre Facebook (Malas prácticas y Peores aspectos), la red social más grande el momento y tal vez por ello también una de las más problemáticas, hablé varias veces sobre las aplicaciones que complementan la misma. Aplicaciones que poco a poco se han ido introduciendo no sólo en Facebook sino en otras redes sociales, y con las que hay que tener cuidado, o al menos saber los riesgos potenciales que hay al utilizarlas.

Servicios

Y es que cada vez que utilizamos una aplicación en las redes sociales, estamos autorizando a la misma a realizar determinadas acciones con nuestras cuentas, acciones que permite la API previo consentimiento nuestro, y que pueden acabar desde accediendo a todos nuestros datos a tomando el control sobre nuestro muro o cuenta de Twitter y publicar por nosotros.

Los peligros y sus consecuencias

Los peligros son básicamente los mencionados. El mayor de todos, el acceso a la información. Cuando autorizamos una aplicación determinada a acceder a nuestro perfil, lo hacemos para poder utilizarla, y muchas veces sin saber las consecuencias. La más clara es que estamos abriendo una puerta a que esa tercera parte (el desarrollador de la aplicación) acceda a datos que pueden ser o no primordiales para el buen funcionamiento de la aplicación. Lo que nadie nos dice es qué hace el desarrollador con los datos, y nadie nos asegura si traficará con la información o no.

El siguiente problema es que en muchos casos estamos poniendo en manos de la aplicación la publicación de contenidos en la red social, ya sea tuits automáticos que autopromocionan a su desarrollador o bombardean a nuestros seguidores con otro tipo de datos, o juegos que publican nuestra puntuación en nuestra timeline / muro de Facebook.

En ningún caso estoy criminalizando a aplicaciones o desarrolladores, y ambos son parte integral de ese nuevo ecosistema que suelen comprender las redes sociales y servicios más grandes. Tan sólo digo que hay que saber a quién le damos las llaves de nuestra casa, o mejor dicho, de nuestra cuenta.

No todas las aplicaciones requieren de los permisos para publicar, y algunas de hecho solo necesitaran la autorización porque necesitan nuestro permiso, pero no está de más revisar qué instalamos en, por ejemplo, Facebook, y no autorizar sin ton ni son y a lo loco.

Revisión de permisos

Aplicaciones Facebook

A más actividad social, más cautela. Seguramente, si utilizáis diariamente la red para comunicaros a través de las redes sociales y sois un poco curiosos, hayáis autorizado bastantes aplicaciones de terceros durante los últimos meses. Todo esto está muy bien, descubrir nuevas posibilidades y servicios es muy interesante y muchas veces podemos dar con una de esas pequeñas joyas que nos facilitan el trabajo diario, o que sencillamente empezamos a usar y añadir a la larga lista de actividades en la red. Una lista casi tan larga como la de aplicaciones autorizadas que ya no utilizamos, bien porque nunca lo hicimos y tan sólo queríamos curiosear de que se trataba un determinado servicio, o porque después de unos días o meses de usos ya nunca volvimos a hacerlo.

Para que dichas listas no crezcan demasiado y llegue un punto en el que sean incontrolables, no está de más que regularmente revisemos las autorizaciones. Si lo hacemos, tardaremos tan sólo unos segundos cada vez que decidamos hacerlo, y si no lo hacemos, corremos el riesgo de que llegado el día en que tengamos que hacerlo, pasemos bastantes minutos haciendo limpia.

permisos

Todas las redes sociales y servicios suelen tener una sección de “aplicaciones autorizadas”, donde podremos revisarlas y restringir los permisos si es lo que deseamos. Como seguramente utilicemos muchos servicios diferentes, tal vez la forma más interesante de solucionar el pequeño problema es utilizar MyPermissions.org.

MyPermissions.org es una buenísima idea ya que, lejos de ser una aplicación propia, es sencillamente un sitio donde tenemos todos los vínculos para acceder directamente a la configuración de permisos en servicios como Facebook, Twitter, Google y Google+, Yahoo! o incluso Dropbox. Desde que hablamos de este site, se han añadido algunos servicios adicionales e incluso se ha lanzado una aplicación para iOS, para ayudarnos a cambiar los permisos allí donde estemos.