Hoy en día estamos acostumbrados a ver películas en 3D en el cine o en el salón de nuestra casa gracias a televisores que soportan este formato, de hecho, tal es el calado de la visualización de contenidos en tres dimensiones que, en septiembre del año pasado, YouTube arrancó una beta que ofrecía a los usuarios la posibilidad de transformar sus vídeos 2D a 3D de una manera sencilla. Precisamente, tras haber pasado varios meses después de la apertura de esta beta, YouTube ha decidido extender esta funcionalidad a todos los usuarios que suban vídeos en 1080p.

La idea es que, al subir un vídeo, los usuarios tengan la posibilidad de convertirlo a 3D sin apenas esfuerzo puesto que es YouTube la que se encarga de hacerlo mediante un proceso en el que aprovechan algunas características del vídeo (color, movimiento, profundidad de la imagen, etc) y un proceso de aprendizaje que se basa en los vídeos grabados en 3D en origen y que también se almacenan en la plataforma (con la idea de ajustar mucho más las aproximaciones sobre la profundidad de las imágenes). Y gracias a la potencia de cálculo distribuida de la nube de Google, YouTube reúne las condiciones adecuadas para ofrecer este servicio de conversión a 3D a todos los usuarios.


Lógicamente, esta conversión es un procesado artificial de vídeos que se han rodado originalmente en 2D, por tanto, la transformación responde a aproximaciones que no serán perfectas pero dejan clara la apuesta de YouTube por un formato incipiente que cada vez está más extendido, por ejemplo, en televisores que, además, tienen conexión a la red y YouTube suele ser un sitio web que es muy visitado por todos los usuarios.

Esta opción estará disponible en las opciones del vídeo relativas a la calidad de la imagen, es decir, el icono del engranaje, donde podremos seleccionar entre las calidades de visualización la opción de ver el vídeo en formato 3D.