Una de las noticias más importantes del mundo tecnológico de los últimos días fue la adquisición de Instagram por parte de Facebook, en un movimiento que sorprendió a muchos. Casi una semana después comienzan a revelarse algunos detalles interesantes, entre los que destaca el hecho de que Twitter también habría intentado comprar Instagram, incluso mucho antes de que Facebook mostrara su interés.

Según un reportaje publicado por el New York Times, fuentes cercanas a las negociaciones entre Instagram y Facebook habrían revelado que Jack Dorsey, fundador de Twitter, también intentó adquirir la popular aplicación de fotografías para hacerla parte de su compañía meses antes de que Mark Zuckerberg cerrara el trato con sus 1.000 millones de dolares.

Instagram era hasta hace poco una de las aplicaciones favoritas de Dorsey, de hecho la usaba para publicar fotos casi a diario, como se puede ver en su cuenta de Twitter @Jack. Digo que era, porque desde que se hizo el anuncio el día 9 de abril, las fotos publicadas por Jack están colgadas directamente en el servicio de fotos de Twitter y no en Instagram como estaba acostumbrado, lo que hace presumir que el movimiento no lo tiene muy contento.

Sin embargo, no todo son malas noticias para Jack Dorsey, en febrero de 2011, el fundador de Twitter junto a otros inversionistas habrían inyectado una suma cercana a los 10 millones de dolares a Instagram, en un ronda de recapitalización de la compañía, por lo que le corresponderá alguna parte de esos 1.000 millones que pagó Facebook esta semana.

Por otro lado, al igual que Jack Dorsey, muchos usuarios han mostrado su malestar y descontento con los últimos movimientos, sin embargo, esto no ha detenido el crecimiento arrollador de Instagram que ya supera los 40 millones de usuarios y ha roto un record al ser la aplicación con mejor arranque en su lanzamiento para Android, con 5 millones de descargas en los 6 primeros días, mientras que en su versión para iOS demoró casi 6 meses para llegar a ese mismo número.

Aunque se informó que Instagram seguirá siendo "independiente" de Facebook y que seguirá desarrollándose de manera normal, incluso sin perder la capacidad de compartir en otras redes sociales, el futuro de la compañía sigue siendo incierto y solo el paso de los días nos permitirá descubrir las verdaderas intenciones de Mark Zuckerberg.

Personalmente, como fanático de las redes sociales realmente hubiese preferido a Instagram en manos de Twitter, de alguna forma me genera más confianza que Facebook y Zuckerberg, sin embargo, el mundo de los negocios es así y al final termina ganando el que ponga más dinero sobre la mesa.