Borrar permanentemente nuestros archivos en Windows puede ser más complicado de lo que piensan algunos. En teoría, basta con vaciar la papelera de reciclaje (o directamente con evitarla), aunque lo que nadie nos dice si somos novatos es que los archivos pueden recuperarse. La razón tiene una sencilla explicación: la información digitalmente no se borra, básicamente, y resumiendo, se trata de una serie de 1 y 0 que formateada de una forma se traduce en los contenidos que disfrutamos a través de nuestros ordenadores y dispositivos, y lo que hace el sistema cuando utilizamos la opción eliminar es simplemente “meterlo en la lista de archivos eliminados”.

Borrar definitivamente lo archivos conlleva sobre-escribir su información, habitualmente con 0, aunque esto es algo que no se suele hacer ya que el formato de los discos y sistemas de archivos que utilizamos hace que sea más óptimo sobre-escribir dicha información con nuevos archivos. En determinadas ocasiones, sin embargo, el usuario puede necesitar deshacerse por completo de la información, ya sea por seguridad, privacidad o por otros motivos.

Para ello existen herramientas como Hardwipe, las cuales hacen por nosotros la tarea de sobreescribir la información y borrarla por completo, **haciéndola irrecuperable incluso si alguien utiliza una herramienta de recuperación de archivos. Recién lanzada su versión 2, esta pequeña aplicación nos permite borrar archivos dándonos además varias opciones para hacerlo, y dándonos la posibilidad de realizar varias pasadas para asegurarnos de que se ha sobreescrito la información.

Además, tenemos la posibilidad de borrar unidades completas, algo que puede que no hagamos habitualmente, o borrar el espacio libre, ideal para borrar los ratos que queden de archivos que hayamos borrado antes de utilizar la aplicación y cuyas partes aún queden en el disco. De todas las utilidades que he probado (hay bastantes), Hardwipe es tal vez la más sencilla de utilizar, y es ideal debido a su poco peso y a su perfecto funcionamiento con Windows 7 y el recién lanzado Windows 8 Consumer Preview.