¡No te pierdas nuestro contenido!

Hace unos días, noté que un agregador de ofertas comenzó a enviarme correos electrónicos a diario, producto de haber ingresado al mismo utilizando mi cuenta de Facebook. Eso se debe a que, desde hace varios años, la red social permite que las aplicaciones de su plataforma se contacten directamente con los usuarios. Pero mi sorpresa llegó cuando quise cancelar la suscripción, porque el enlace me llevaba, precisamente, a la configuración de Facebook.

Esto ocurre porque, cuando autorizamos a una aplicación o sitio web a obtener nuestro mail y enviarnos mensajes, los transmite utilizando la propia plataforma para desarrolladores. Por este motivo, en cada comunicación nos aparece como remitente una dirección perteneciente al dominio facebookappmail.com, sin importar si elegimos mostrar la dirección real o usar un proxy para evitar cualquier abuso a los términos de servicio.

Lo interesante es que, aunque cada mail incluye una leyenda añadida automáticamente por el servicio, también podemos revisar manualmente las suscripciones y eliminar todas las que no sean de nuestro interés, siguiendo estos pasos:

  • Acceder a la Configuración de cuenta de Facebook.
  • Pulsar sobre la opción Notificaciones.
  • En el apartado Todas las notificaciones, aparte de configurar las propias de la red social, el enlace Otras aplicaciones mostrará las pertenecientes a terceros.
  • Quitar el tilde de cualquier suscripción que deseemos suspender y guardar los cambios al pie de la pantalla.

De esta manera, Facebook rechazará los envíos realizados por medio de este sistema, aún cuando mantengamos activo el permiso en la Configuración de las aplicaciones. Lo bueno es que, haciéndolo así, evitamos que la aplicación nos vuelva a solicitar la autorización para enviar mails una y otra vez, si bien debemos evaluar el riesgo de perdernos notificaciones importantes.

Cabe destacar que, de todas formas, las aplicaciones y sitios siempre tienen la posibilidad de almacenar las direcciones por tiempo indefinido, respetando las distintas normativas contra el correo no deseado, que incluyen permitir la cancelación de la suscripción. Si detectan algún abuso, basta con ingresar a la red social, efectuar la denuncia... y esperar a que se tomen las medidas correspondientes.

Imagen: Gizmodo