¡No te pierdas nuestro contenido!


Cuando a principios del mes de octubre se supo que la policía en Alemania había participado en el uso de un troyano espía para el seguimiento y rastreo de los ciudadanos, la organizaciones de libertades en el país pusieron el grito en el cielo. En ese momento se descubrió a través de un informe de Chaos Computer de la existencia de un troyano que podía activar el hardware de los equipos y monitorizar servicios VoiP como Skype. Bien, desde hace unas horas el debate se amplia tras la filtración del acuerdo entre el ministerio de Cultura y los editores de materiales educativos en el país. Se implantará un troyano, un software de monitoreo en los ordenadores de las escuelas que busquen posibles infractores del copyright.

Y es que por si no fuera suficiente con el programa descubierto por Chaos Computer y su aplicación por parte de la policía -- entre otras cosas permitía recopilar datos personales de los usuarios o el control remoto para la carga de programas -- la noticia de hoy traerá una gran polémica, más teniendo en cuenta que se trata de Alemania, uno de los supuestos países que más luchan por la privacidad de los usuarios.

Actualmente se había desatado en el país un amplio debate sobre la medida en las que las tecnologías permitidas por las leyes alemanas combaten la delincuencia.

Hoy parece que va camino de "institucionalizarse" gracias al acuerdo comentado. Una medida que permitirá rastrear las computadoras de las escuelas anualmente para buscar copias no autorizadas. Así queda tipificado dicho acuerdo:

Se ha acordado contractualmente que el 1% de los equipos de las escuelas en Alemania sean investigados con la ayuda de un troyano para erradicar el plagio, entendiendo por tal infracción de derechos de autor

La inquietante nota añade las consecuencias reales para los miembros de la escuela y/o profesores acusados de copias no autorizadas:

Tras la notificación de las infracciones contra las condiciones de este contrato para la reproducción de obras protegidas por derechos de autor, los estados alemanes se comprometen a establecer medidas disciplinarias contra la dirección del centro y del personal docente involucrado. Las acciones civiles y penales de los titulares de derechos, naturalmente, se mantienen intactas. Esto representa entonces una sanción mayor si con la ayuda de este software sniffer, los maestros tienen una copia.

El contrato que se ha filtrado hoy se firmó en diciembre del año pasado y entró en vigor en el mes de enero de este año. A partir de aquí, el nuevo esfuerzo en el que se han embarcado desde Alemania sólo ofrece dudas y cuestiones sin responder. ¿Cómo podrá saberse si el software no viola las leyes alemanas de protección de datos? Quizá esta es la gran pregunta que muchos se harán a partir de ahora, preguntas que el gobierno deberá responder a los ciudadanos.