¡No te pierdas nuestro contenido!

Hace tan solo unos minutos Skype ha anunciado que compra el servicio de mensajes grupales llamado GroupMe por una cantidad que no ha trascendido hasta el momento. Si recordáis, hace poco estuvimos haciendo un repaso a GroupMe en uno de nuestros Labs donde os presentamos un servicio multiplataforma con grandes posibilidades y digno contrincante de Whatsapp y otras.

Pues bien, parece que no fuimos los únicos sorprendidos por el servicio. Es más, este acuerdo llevaba bastante tiempo gestándose, al menos desde la misma época en que Microsoft rondaba a la empresa de llamadas VoIP, por lo que no habría que verlo como una actuación proveniente de Redmond. Skype considera este movimiento como un paso lógico, y muy inteligente diría yo, para ofrecer al usuario una forma más de comunicación instantánea que complete la oferta actual. Así lo expresa el CEO de la compañía,

Skype y GroupMe comparten la visión de crear aplicaciones y experiencias que son la elección en la comunicación diaria de millones de personas. Continuaremos buscando los mejores talentos y tecnología para hacer realidad esa visión. El equipo de GroupMe ha creado una experiencia increíble de mensajes grupales que funciona en múltiples dispositivos y plataformas, haciendo de este un añadido perfecto a los productos de voz, vídeo y texto de la familia Skype.

Estas palabras ponen en evidencia el gran interés de Skype por imponerse en el mercado móvil, recordemos por ejemplo la reciente compra de Qik, un servicio de streaming de vídeos en móviles, que se produjo en enero de este mismo año.

La pregunta que ahora surge es, ¿lo integrarán en el servicio general de Skype o permanecerá como un desarrollo independiente? Habrá que verlo, porque en su blog la compañía no da más datos por ahora, aunque yo me inclinaría por la primera de las opciones, pues haría de Skype un servicio muy completo con muy pocas alternativas similares en el mercado tecnológico actual.

Actualización: La cifra que se maneja como el montante total de la operación es de 85 millones de dólares, aunque no sea un dato confirmado por ninguna de las partes implicadas.