¡No te pierdas nuestro contenido!

Una mujer quedó tremendamente sorprendida al recibir una notación que la indicaba que estaba siendo demandada por la nada desdeñable suma de 6.000 euros, con el motivo de que bajo su conexión se había producido un intercambio de archivos ilegal durante 10 minutos. Normalmente en situaciones similares los afectados se limitan a pagar la multa y no se sabe nada más. De hecho, rara vez llegan a los medios, pero este caso es especial.

La mujer, residente en Pohjanmaa, Finlandia, insiste en que ella no ha utilizado nunca programas de intercambio de archivo, implicando que su conexión podría haber sido robada durante esos 10 minutos, pero la cosa no queda ahí. Ella y su defensa también insisten en que éstas reclamaciones han sido totalmente desatendidas por la TTVK --el centro antipiratería Finlandés que la demandó, responsable además del intento de bloqueo a The Pirate Bay--.

Los abogados han querido expresar además que haya sido quien haya sido el culpable del robo Wi-Fi](http://bitelia.com/tag/wi-fi) y posterior intercambio de archivos ilegal, 6.000 euros implican una multa de 600 euros por minuto, algo realmente desproporcionado y los 10 minutos más caros de la historia de Internet según Joonas Mäkinen, del Partido Pirata Finlandés, que expone teorías más preocupantes:

Los problemas son numerosos, por no mencionar la idea de que una tercera parte está obteniendo datos privados de un cliente de un ISP, dueño de su red y que bajo ningún caso debería ser responsable de las acciones de sus usuarios. Esto amenaza la presunción de inocencia y la neutralidad de los proveedores de servicios.

¿Teorías? Si realmente la carta dice la verdad y bajo la conexión se produjo un intercambio de archivos ilegal, eso implicaría que un organismo como la TTVK estaría teniendo acceso a datos privados y confidenciales de los clientes de diferentes proveedores de servicios de Internet.

Y es que, como ya os contamos hace algunas semanas, tener una conexión Wi-Fi abierta no es un crimen, o no debería serlo. Hay precedentes en los que al menos un juez estadounidense sentenció que las direcciones IP deberían estar completamente desvinculadas de las personas físicas. Si esto es así, ¿como es posible la historia que os contamos en este artículo?