¡No te pierdas nuestro contenido!

Eso fue rápido. Ayer les contábamos que Facebook estrenó las mejoras en el etiquetado de fotografías, gracias a las sugerencias basadas en un mecanismo de reconocimiento facial. Y hoy, tras las críticas que recibió por la manera en que fue implementado, la Unión Europea decidió abrir una investigación para analizar la privacidad del servicio.

El eje de la cuestión es lo mismo que comentaba la compañía de seguridad Sophos: el sistema fue activado de manera silenciosa a los usuarios internacionales (no así a los estadounidenses), por lo cual no hubo ninguna aclaración sobre que sus fotografías ya estaban siendo utilizadas para efectuar las recomendaciones. Para colmo, no existe un mecanismo para aprobar previamente las etiquetas, sino que la única opción es inhabilitar la funcionalidad en el apartado de configuración.

De acuerdo con Gerard Lommel, miembro del grupo de protección de datos de la UE, los etiquetados sólo pueden ocurrir "con el consentimiento previo de las personas y no pueden ser activados por defecto". Además, explicó que estas sugerencias automáticas "pueden traer muchos riesgos a los usuarios".

Entre las facultades que tiene este grupo, existe la posiblidad de imponer castigos a toda compañía que viole las normas de privacidad. Y, justamente, desde el año pasado tanto Facebook como Google están en la mira del organismo internacional, en especial en todo lo relacionado con el almacenamiento de información y su uso con fines publicitarios.

Ante las distintas noticias que disparó esta nueva funcionalidad, la red social reconoció que debieron ser "más claros" durante su implementación. Más allá de los expedientes que se están abriendo por este tema, Facebook todavía está a tiempo de corregir el error, con algo tan simple como explicar de qué se trata el reconocimiento facial y permitir que los miembros decidan si activarlo o no. ¿Para qué seguirse ganando problemas a causa de la privacidad?