¡No te pierdas nuestro contenido!

De todas las medidas anti-piratería que había escuchado hasta ahora, creo que esta es sin lugar a dudas, como mínimo, la más absurda y antidemocrática de todas, y mira que era difícil superar algunas. En este caso, quizá se les haya ido de la mano el refrán de "si no puedes con ellos… ", pero el caso es que ya tenemos al primer Gobierno que utiliza herramientas de hackers con las que hacer frente al "pirata". Portugal, en una colaboración entre el ministerio de Cultura y la Industria musical, construyen un protocolo, un Honeypot con el que hacer caer en la trampa a aquellos que descarguen música sin autorización a través del intercambio de archivos.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de un Honeyput, un software que atrae simulando ser vulnerable con el que se obtiene información de quienes acuden a él. En este caso, la jugada es clara, atraer en aquellos archivos "calientes" con copyright de clientes BitTorrent con el fin de conseguir los datos de cada usuario que intente la descarga.

En Portugal, el sistema se oficializó tras un acuerdo entre la AFP (Asociación Fonográfica Portuguesa) y la IGAC (Inspección General de Actividades Culturales), organismo que a su vez depende del ministerio de Cultura.

Al parecer, el acuerdo se cerró en secreto hasta que se anunció públicamente una vez que el Partido Pirata tuvo conocimiento del mismo. El mismo, promueve un sistema de trampa por el que la Industria musical concede a una organización del Gobierno el derecho a subir pistas de música a las redes P2P con el fin de recabar información (IP) de los usuarios.

Aquellos que hayan sido señalados por el Honeyput deberán esperar una notificación de su proveedor de Internet, el cual podrá llevar a cabo una desconexión por incumplimiento de los términos de servicio. No sólo eso, en el acuerdo también se especifica que el IGAC contará con capturas de pantalla para demostrar las acciones de los usuarios compartiendo.

El acuerdo al que se llegó demuestra en el escrito que la medida está enfocada a influir en la opinión pública:

El IGAC y la AFP coinciden en que los resultados obtenidos en virtud del presente protocolo será objeto de difusión a los medios de comunicación, se publicarán el número y tipo de quejas, el número de notificaciones enviadas a las ISP y otros aspectos importantes…

No sé que os parece a vosotros pero actuar con el ciudadano empleando el miedo y de manera ilegal, ya que atacar un cliente BitTorrent (un programa que es legal), ya es ilegal, supone atentar contra los derechos de los ciudadanos. Por otra parte, y como apuntan en el Partido Pirata, el método para aportar pruebas a través de capturas de pantalla es difícilmente demostrable, ya que es bastante sencillo falsificar una prueba así. Esperemos que la "norma" no se extienda al país vecino...