Siempre queremos algo más de los servicios que utilizamos. Por ejemplo, en las redes sociales, es muy común tener curiosidad por saber quién visitó nuestro perfil. Esto no es posible en servicios como Twitter, lo cual tiene una consecuencia: engaños que prometen cumplir ese deseo. Y mucha gente que cae en ellos.

Este tipo de aplicaciones, que también afectan a los usuarios de Facebook desde hace mucho tiempo, empezaron a tomar más fuerza en la red de microblogging durante los últimos días. De hecho, este fin de semana se conocieron dos que alcanzaron masividad: Tweet Viewer y Tweetviews, con distintos textos y enlaces cortos, pero asegurando ofrecer el mismo servicio.

Si ingresamos al sitio recomendado y aceptamos la tradicional autorización OAuth, la supuesta herramienta comienza a publicar spam para promocionarse entre nuestros seguidores y otras personas que vean el tweet. De acuerdo con bit.ly, Tweet Viewer logró conseguir 15.700 clics en el vínculo publicado, antes de su bloqueo por razones de seguridad.

La compañía manifestó su preocupación a través de la Responsable de Seguridad Del Harvey, quien fue muy explícita: "No puedes saber quién está viendo tu perfil, cuántas veces fue visto, o quién lo ve más seguido. No pulses sobre esos vínculos." Por si quedaron dudas: no se puede.

La explicación es sencilla: para acceder a esta de información, es necesario que Twitter la ofrezca a través de la API o por medio de acuerdos con otras empresas. Como esto no ocurrió, cualquier sitio que asegure contar con la fórmula, en realidad intenta engañarnos.

¿Qué gana el creador de la aplicación? Generalmente, consigue ingresos económicos. Luego de otorgar los permisos, suele indicarse que los datos se revelarán tras completar una encuesta, pulsar sobre una publicidad o efectuar un pago. Para colmo, si no se anula el acceso, podrá continuar haciendo lo que desee en todo momento.

En caso de que hayas sido víctima de estas trampas, recuerda revocar los permisos de las aplicaciones que te parezcan sospechosas. Y una vez completado ese paso, cambia la contraseña. Si en el futuro tienes dudas, siempre puedes comunicarte con Twitter para saber si una herramienta es legítima o no.