¡No te pierdas nuestro contenido!

Se nos va un clásico de Internet. Quizás no tanto por sus dimensiones, sino por su nombre y la simpática mascota. Ask.com anunció oficialmente que cerrará su buscador, tras los intentos infructuosos por vencer al omnipresente Google. Paradójicamente, el sitio seguirá su camino retomando la senda inicial: preguntas y respuestas.

La historia empezó en 1996, aunque se hizo realidad durante 1997. En una época durante todos los motores de búsqueda estaban basados en palabras clave, Ask Jeeves (ese fue su nombre original) propuso algo más natural: introducir una pregunta. Si alguna de las opciones nos parecía apropiada, bastaba con pulsar sobre el enlace para ver la respuesta o una página donde obtenerla.

Por ese entonces, la relevancia de los resultados no logró vencer a Yahoo! y luego, a Google. Eso motivó la venta a InterActiveCorp (IAC) en 2005, por casi dos mil millones de dólares, y también el cierre que nos ocupa hoy.

Según los últimos datos de cuota de mercado en los Estados Unidos, Ask recibe el 2% de las búsquedas, contra un 65% de la gran G. Parte de ese tráfico se debe a la barra de herramientas, que acompaña a varios programas populares.

El foco de la compañía ya había cambiado hace unos meses, con el lanzamiento de una sección de preguntas y respuestas similar a la propuesta de Yahoo!, pero con un toque más social gracias a la integración con Facebook y Twitter. Si bien todos los esfuerzos estarán dirigidos a esta funcionalidad, igualmente habrá una caja de búsqueda, aunque los contenidos serán provistos por un competidor.

¿Qué nos deja su paso por la red? Una serie de propuestas innovadoras, cuyas imitaciones fueron más exitosas. Por ejemplo, nuestro compañero Carlos Rebato de ALT1040 destaca que Google Instant Previews es similar a Binoculars Site Preview de Ask, con la diferencia que este último lo lanzó en 2006. Incluso, su herramienta AskEraser permite navegar de manera anónima, cuando es habitual criticar los problemas de privacidad que tienen muchos servicios.

Como comenté a propósito de CUIL, que también buscó reinventarse, el hecho de no llamarse Google juega en contra. Basta con ver el caso de Bing que, si bien Microsoft finalmente logró diseñar un producto que ofrece información realmente útil, debió asociarse con Yahoo! para disputar los primeros puestos.

De todas maneras, recordaré este buscador como un servicio que intentó hacer algo diferente y hasta se reservó un espacio para el humor con el mayordomo que aún acompaña a la marca, aunque sus resultados siempre me dejaron sabor a poco. Y ustedes, ¿utilizaban Ask? ¿En qué creen que falló?