Virus informático

Cuando un PC se conecta a internet corre el riesgo de ser atacado por cualquiera de los innumerables virus que circulan por la red o ser controlado por una red de equipos zombies. Lógicamente, ante las vulnerabilidades de los sitemas Windows, es necesario contar con un antivirus instalado en nuestro PC que actúe de forma transparente al usuario, que se mantenga "alerta", vigile el sistema y además actualice de manera autónoma su archivo de definición de amenazas. Pero, ¿un antivirus de pago implica estar mejor protegido?

En el ámbito doméstico, el pago de una licencia no está reñido con una mejor protección. Existe una interesante colección de antivirus gratuitos, disponibles en la red, que nos mantendrán protegidos ante amenazas. De hecho, he de reconocer que he usado versiones de pago que no detectaban amenazas conocidas frente a versiones gratuitas que sí que lo hacían.

Dentro de las opciones gratuitas disponibles, comenzaría por una de mis favoritas, AVG Free, una aplicación con un índice de actualizaciones muy interesante y una alta sensibilidad en el rastreo de código malicioso, con una buena relación protección / recursos del sistema ocupados y que además incluye protección en la navegación por internet.

Una elección interesante es Avast!, aunque, para mi gusto, vuelve el equipo algo lento y acapara demasiados recursos del sistema con la protección residente en el sistema, sin embargo ofrece una alta protección al sistema si bien no incluye en su versión gratuita protección en la navegación (sitios web maliciosos).

Otras opciones disponibles: Microsoft Security Essentials o Comodo Antivirus. Podemos encontrar una relación de software de protección gratuito en la página web de INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación).

Y si existen utilidades gratuitas, ¿por qué existen antivirus de pago?. Realmente, si comparamos una versión de pago con una gratuita, no vamos a encontrar mucha diferencia, al menos, en las funcionalidades del día a día, y las otras, raramente las vamos a usar.

En definitiva, que salvo unas pocas funcionalidades que los usuarios usan rara vez, el 99% de las veces que usemos un antivirus de pago, estaremos utilizando las mismas funcionalidades que uno gratuito.

Un dato interesante a tener en cuenta en estos tiempos de crisis.

Foto: Freesoftwereando