¡No te pierdas nuestro contenido!

Esta frase que leí el otro día se acaba de cumplir con la empresa reMail que Google acaba de comprar, le gustaron sus desarrolladores y les han hecho una oferta por la empresa, pero no para integrarla en Google sino para apoderarse de los ingenieros de desarrollo. Fue el CEO, llamado Gabor Cselle, quien trabajó anteriormente como ingeniero en la empresa buscador, quien lo hizo oficial ayer mismo con gran entusiasmo.

No se conocen muchos detalles de la operación, lo que sí sabemos es que reMail es una app para iPhone que ha tenido buenos tiempos al pretender reinventar la forma en que gestionamos los emails. Como podéis imaginar, el desarrollo será abandonado, pues los talentos de la empresa se añadirán al equipo que trabaja en Gmail.

Es una lástima que el poder de atracción y los buenos sueldos de Google provoquen esto, que aquellos cerebritos que despuntan en la amalgama de pequeñas empresas tecnológicas actuales abandonen sus interesantes proyectos.