¡No te pierdas nuestro contenido!

eric-schmidt

Si tienes algo de lo que no quieres que nadie se entere, quizás no deberías estar haciéndolo en primer lugar. Esas fueron las polémicas palabras de Eric Schmidt, el CEO de Google, en una entrevista con CNBC. Quien, para peor, luego admitió que hay casos en los que hasta Google debe entregar tu información privada (si las autoridades judiciales así lo requirieran).

Además, no se puede obviar el hecho de que este mismo hombre sea el que penalizó a CNet por un año después de que el portal de noticias publique información suya obtenida del mismo buscador.

El problema, de todas formas, no son las declaraciones del CEO, sino los millones y millones de usuarios que depositan sus datos personales en Google sin darse cuenta de lo que están haciendo, y que no conocen los métodos (más o menos eficaces) para evitar que su privacidad se vea afectada.

Personalmente, me parecen muy desatinadas las palabras de Schmidt. No tener nada que "ocultar" no es razón para que me deje de preocupar que mis datos queden a la vista de cualquiera. La información sobre salud, los datos de las vacaciones, el número de teléfono o cualquier otro dato inocuo, son cosa de cada uno, y cada uno tiene el derecho a protegerlo y preocuparse por la privacidad de los mismos. Y eso no es estar haciendo nada malo.